Luis Arce cambia sorpresivamente al mando militar en Bolivia

El presidente de Bolivia, Luis Arce, cambió sorpresivamente al alto mando militar en menos de dos meses y nombró a un nuevo comandante de jefe el martes en la noche con un llamado a los militares a ...

El presidente de Bolivia, Luis Arce, cambió sorpresivamente al alto mando militar en menos de dos meses y nombró a un nuevo comandante de jefe el martes en la noche con un llamado a los militares a colaborar en el esclarecimiento de las muertes de 18 personas durante una protesta violentamente reprimida por las fuerzas del orden en noviembre del año pasado durante unas violentas protestas.

Hemos escuchado de la población pedidos para que se haga justicia (por las muertes) y en esa línea encomendamos al nuevo mando reconstruir la confianza mutua entre las fuerzas armadas y el pueblo boliviano, dijo Arce al juramentar al general de la Fuerza Aérea, Moisés Vallejo, como nuevo comandante en jefe en sustitución del general Jaime Alberto Zabala, quien había sido designado por Arce el 16 de noviembre.

Arce, heredero político de Morales, ganó las elecciones de octubre pasado y asumió el 8 de noviembre.

Los comandantes del Ejército, Fuerza Aérea y Armada también fueron cambiados.

Vallejo, quien era comandante de la Fuerza Aérea, dijo que el nuevo mando garantiza el esclarecimiento de las muertes de 18 manifestantes partidarios del entonces presidente Evo Morales, en las llamadas masacres de Senkata y Sacaba por el lugar en que ocurrieron.

Los hechos tuvieron lugar tras las elecciones de octubre del año pasado, denunciadas por la Organización de Estados Americanos (OEA) como fraudulentas, lo que derivó en una estallido social que cobró la vida de 36 personas y precipitó la renuncia de Morales, quien buscaba un cuarto mandato en esos fallidos comicios. La presidenta interina Jeanine Añez ordenó a las fuerzas armadas y a la policía el control del orden público, lo que derivó en las muertes

Expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) investigan los hechos relacionados con los 36 fallecidos en más de un mes de protestas.

Hasta ahora el único investigado por los hechos es un exjefe militar cuya detención el 26 de noviembre motivo una comunicado del mando militar que ha sido cesado el mismo que se declaró desconcertado con la detención. Los jefes dijeron entonces que los mandos militares no actúan en forma arbitraria.