Niños trabajan en campos de aceite de palma en Asia

Olivia e Ima son dos chicas jóvenes de dos mundos muy diferentes, unidas por una industria global que explota a un ejército de niños.

Olivia e Ima son dos chicas jóvenes de dos mundos muy diferentes, unidas por una industria global que explota a un ejército de niños.

Olivia Chaffin, una Girl Scout en la zona rural de Tennessee, era una de las principales vendedoras de galletas en su tropa cuando escuchó por primera vez que las selvas tropicales estaban siendo destruidas para dar paso a plantaciones de aceite de palma en constante expansión. En una de esas plantaciones a un continente de distancia, Ima, de 10 años, ayudó a cosechar la fruta que se abre camino en una vertiginosa variedad de productos vendidos por las principales marcas occidentales de alimentos y cosméticos.

Ima se encuentra entre las decenas de miles de niños que a menudo trabajan junto a sus padres en Indonesia y Malasia, que suministran el 85% del aceite vegetal más consumido en el mundo. Una investigación de The Associated Press descubrió que la mayoría de ellos gana poco o nada y están expuestos habitualmente a sustancias químicas tóxicas y otras condiciones peligrosas. Algunos nunca van a la escuela ni aprenden a leer y escribir. Otros son contrabandeados a través de las fronteras y quedan expuestos a la trata de personas o al abuso sexual.

La AP utilizó datos aduanales de Estados Unidos de productores, comerciantes y compradores para rastrear los frutos de su trabajo desde los molinos de procesamiento donde se trituraban las semillas de palma hasta las cadenas de suministro de muchos cereales para niños, dulces y helados, vendidos por Nestlé, Unilever, Kellogg™s, PepsiCo y muchas otras compañías líderes en alimentos, incluida Ferrero, uno de los dos fabricantes de galletas Girl Scout.

Olivia, que ganó una insignia por vender más de 600 cajas de galletas, vio el aceite de palma como ingrediente en la parte posterior de uno de sus paquetes, pero se sintió aliviada al ver un logotipo de árbol verde junto a las palabras certificado sostenible. Supuso que eso significaba que sus Thin Mints y Tagalongs no estaban dañando las selvas tropicales, los orangutanes o aquellos que cosechaban la fruta de la palma de color rojo anaranjado.

Pero más tarde, la inteligente niña de 11 años vio la palabra mezclado en la etiqueta y rápidamente aprendió que significaba exactamente lo que temía: el aceite de palma sostenible se había mezclado con aceite de fuentes insostenibles. Para ella, eso significaba que las galletas que estaba vendiendo estaban contaminadas.

A miles de millas de distancia, en Indonesia, Ima encabezaba su clase de matemáticas y soñaba con ser doctora. Luego, su padre la obligó a dejar la escuela para ayudarle a cumplir con los altos objetivos de su empresa en la plantación de aceite de palma donde ella nació. En lugar de asistir al cuarto grado, se puso en cuclillas en el implacable calor, agarrando los granos sueltos que cubrían el suelo.

A veces trabajaba 12 horas al día, usando solo sandalias y sin guantes, llorando cuando las puntas afiladas de la fruta le sangraban las manos o los escorpiones le picaban los dedos. Lo que ella cosechaba se enviaba a uno de los mismos molinos que alimentaban la cadena de suministro de las galletas de Olivia.

Sueño con regresar algún día a la escuela, le dijo Ima a la AP.

El trabajo infantil ha sido durante mucho tiempo una mancha oscura en la industria mundial del aceite de palma valuado en 65.000 millones de dólares, y ha sido identificado como un problema por grupos de derechos humanos, Naciones Unidas y el gobierno de Estados Unidos.