Elecciones en medio de violencia en Rep. Centroafricana

Los ciudadanos de la República Centroafricana van a elecciones presidenciales y legislativas el domingo en medio de una ola de violencia entre rebeldes y fuerzas oficialistas.

Los ciudadanos de la República Centroafricana van a elecciones presidenciales y legislativas el domingo en medio de una ola de violencia entre rebeldes y fuerzas oficialistas.

A pesar de los pedidos de la oposición de postergar los comicios debido a la violencia, la Corte Constitucional decidió seguir adelante con el voto.

El presidente Faustin-Archange Touadera, quien se ha postulado a la reelección, ha tratado de asegurarle a la ciudadanía de que el sufragio es seguro e imparcial.

Es la primera elección en el país desde que el gobierno firmó un acuerdo de paz con 14 grupos rebeldes en febrero del 2019, aunque persisten focos de violencia.

Votar es un derecho ... Cada ciudadano tiene ese poder consagrado en la constitución ... cada ciudadano tiene el derecho de elegir libremente a sus líderes, expresó Touadera tras depositar su voto.

Esto es muy importante para los ciudadanos que buscan una solución en este momento de crisis. Ellos tienen derecho al desarrollo, a su bienestar, para nuestro país, para nuestro pueblo, indicó el gobernante.

Tres soldados de Burundi, miembros de las fuerzas de paz, murieron y otros dos resultaron heridos el viernes en un ataque armado. El secretario general de la ONU Antonio Guterres condenó los sucesos en las provincias de Dekua y Bakuma, afirmando que podrían constituir crímenes de guerra y pidiendo que se haga justicia.

La ONU recuperó el control del poblado de Bambari la semana pasada, que estaba en manos de rebeldes. Los insurgentes han tomado además varios poblados cerca de la capital, Bangui.

En Bangui, muchas personas iban a votar el domingo.

Me alegra que puedo votar, y le pido a todos, incluso a los que están todavía en sus casas, que vengan a votar para que en el futuro tengamos paz en nuestro país, expresó un habitante de Bangui, Désiré Ngaibona.