Con designaciones de jueces, Trump dejará legado de décadas

ha sido su nominación de jueces y la confirmación por el Senado.

ha sido su nominación de jueces y la confirmación por el Senado.

Trump usó el asunto de los jueces federales para ganar la confianza de votantes que pudieran tener dudas sobre las credenciales conservadoras de un millonario sin experiencia política que alguna vez apoyó el derecho al aborto.

Trump presentó una lista de nominados potenciales, provista por las organizaciones conservadoras Federalist Society y Heritage Foundation, de la que escogería para cubrir cualquier vacante en la Corte Suprema.

Y ya había una vacante casi inmediatamente después de que asumió, tras la muerte del juez Antonin Scalia en febrero de 2016.

McConnell bloqueó la nominación por el presidente Barack Obama de Merrick Garland, negándole siquiera una audiencia al respetado juez federal de apelaciones a quien los republicanos habían identificado previamente como alguien al que podían confirmar.

Y esa vacante no fue la única esperando a ser cubierta cuando Trump asumió la presidencia en enero de 2017. En total, 104 magistraturas estaban abiertas luego que los republicanos usaron su mayoría en el Senado para frenar casi completamente el proceso de confirmaciones en los últimos dos años de Obama en el cargo.

El senador demócrata Sheldon Whitehouse, miembro de la Comisión de Asuntos Jurídicos y fuerte crítico de Trump, opinó que el legado judicial del presidente saliente es mucho menos de lo que él ha hecho que lo que ha permitido hacer a otros en su nombre.

Whitehouse dijo que Trump esencialmente delegó las nominaciones judiciales a McConnell y Federalist Society, especialmente el líder del grupo Leonard Leo y el exasesor legal de la Casa Blanca Don McGahn.

Al mismo tiempo, la Federalist Society y otros grupos conservadores, como la Judicial Crisis Network y Americans for Prosperity, han recibido millones de dólares en donaciones anónimas y lanzado campañas públicas y tras bambalinas por jueces de derecha, dijo Whitehouse.

Eso, creo yo, es nuevo y obviamente se presta a la corrupción, dijo.

McConnell se burló de las críticas. La razón por la que muchos de ellos pertenecen a la Federalist Society es por la misión central de la Federalist Society; devolver las cortes a lo que se supone que hagan y no legislar desde la magistratura.

En su campaña y en eventos en la Casa Blanca, Trump no se cansó de alardear sobre sus nombramientos judiciales, omitiendo la realidad esencial de que McConnell había bloqueado a los nominados de Obama.

Cuando llegué teníamos a más de 100 jueces federales que no habían sido nombrados, dijo. Ahora, no sé por qué Obama lo dejó así. Fue como un gran, hermoso regalo para nosotros ¿Por qué demonios lo hizo? Quizás se volvió autocomplaciente.

Biden ha prometido deshacer muchas de las acciones de Trump, pero los estadounidenses vivirán con el legado judicial de Donald Trump durante decenios, como resultado de sus nombramientos judiciales, dijo Brian Fallon, director ejecutivo de Demand Justice, un grupo de activismo de centroizquierda.

Creo que es por amplio margen lo más significativo en lo que haya estado involucrado, dio McConnell, de 78 años. Y es el logro más duradero del actual gobierno, por un amplio margen.