Contagios se agravan en Corea del Sur; suma 793 muertos

Corea del Sur informó de 1.132 casos más de coronavirus en medio de un agravamiento de los contagios en el país en esta semana de Navidad y la situación podría apremiar al gobierno a imponer cont...

Corea del Sur informó de 1.132 casos más de coronavirus en medio de un agravamiento de los contagios en el país en esta semana de Navidad y la situación podría apremiar al gobierno a imponer controles más estrictos de distanciamiento social.

Según estadísticas difundidas el sábado por la Agencia para el Control y la Prevención de Enfermedades, la nación acumula 55.902 casos.

Corea del Sur sumó 1.241 casos más el día de Navidad, su mayor incremento en un solo día y con la muerte de 220 personas en las últimas 15 jornadas, el total de fallecimientos asciende a 793.

De las nuevas infecciones, 780 correspondieron a la zona mayor de la capital, donde viven 26 millones de personas. El personal médico descubrió un brote importante en una prisión de Seúl con más de 500 reclusos y empleados. Los contagios de las últimas semanas fueron relacionados con hospitales, asilos, iglesias, restaurantes y unidades del ejército.

Después de un exceso de confianza durante varios meses, las autoridades volvieron a imponer algunas restricciones de distanciamiento en las semanas recientes aunque las habían reducido a su menor nivel en octubre. Ahora están suprimiendo las reuniones privadas, cerrando centros de esquí, restringiendo la ocupación en hoteles e imponiendo multas a restaurantes que acepten numerosos clientes.

El gobierno tiene previsto reunirse el domingo para determinar si endurece los controles de distanciamiento social a su máximo nivel, la Fase 3, que podría incluir el cierre de cientos de miles de negocios no esenciales.

Las autoridades se han resistido a esta medida durante semanas con el argumento de que podría derivar en un nuevo golpe a la debilitada economía.

En un principio, Corea del Sur parecía ganar la lucha al coronavirus: incrementó rápidamente las pruebas, el rastreo de contactos y los confinamientos redituaron para superar un brote inicial sin el dolor económico de una paralización de actividades.

Sin embargo, los contagios mortales alcanzaron nuevas alturas durante la semana de la Navidad y ahora la nación hace un examen de conciencia de cómo fue que retrocedió en esta crisis de salud.

La imposición de medidas más estrictas podrían ser inevitables porque los contagios han rebasado las acciones para ampliar la capacidad de los hospitales.