Líderes de UE-RU buscan solucionar conflictos de Brexit

La Unión Europea y el Reino Unido iniciaron intentos el martes de acelerar la resolución de un conflicto por las cuotas de pesca de la UE en aguas británicas, el principal obstáculo en el acuerdo ...

La Unión Europea y el Reino Unido iniciaron intentos el martes de acelerar la resolución de un conflicto por las cuotas de pesca de la UE en aguas británicas, el principal obstáculo en el acuerdo comercial que evitaría un caótico divorcio económico entre ambos en Año Nuevo.

Las naciones de la UE insistieron que incluso consideran negociar más allá del 1 de enero si fuera necesario, reconociendo que un acuerdo que podría salvaguardar cientos de miles de empleos en ambas partes no se vendría abajo por el pequeño sector de pesca. Realmente estamos en un momento crucial y hacemos un último intento, dijo el principal negociador de la UE, Michel Barnier, antes de informar a estados miembro de la UE sobre el estado de las negociaciones.

En 10 días, el Reino Unido dejará el mercado único, dijo Barnier y enfatizó la necesidad de meter velocidad para llegar a un acuerdo.

Tras la sesión de Barnier, un diplomático de la UE dijo que se ha logrado avance. La mayoría de los temas están preliminarmente cerrados o cerrados para ser acordados.

El diplomático, quien habló bajo condición de anonimato porque las conversaciones están en curso, dijo que el bloque de 27 naciones sigue listo para negociar más allá del 1 de enero.

Otro diplomático dijo que entre los temas que todavía no están cerrados hay algunas disputas relacionadas con reglas de competencia justa.

Un funcionario británico indicó que siguen huecos significantes y desalentó cualquier idea de negociar más allá del 1 de enero. Tendríamos que tener algún acuerdo listo antes del 1 de enero. No extenderemos el período de transición.

Nueve meses de conversación se han reducido a unos cuantos días para llegar a un compromiso sobre cómo continuar con el comercio con los menos obstáculos y aranceles posibles después de la salida de Gran Bretaña el 31 de enero de la UE y un periodo de transición que concluye al finalizar el año.

Si las conversaciones se extienden más allá de esa fecha, no está claro qué condiciones comerciales entrarían en vigor en el ínterin. El Parlamento Europeo, que debe aprobar cualquier acuerdo, ya dijo que sería imposible dar el visto bueno con tan poca antelación.