Gran Bretaña afronta cierres de fronteras por cepa del virus

El primer ministro británico, Boris Johnson, convocó una reunión de crisis el lunes después de que Francia cerrase sus fronteras a las llegadas desde Gran Bretaña para evitar la expansión de una...

El primer ministro británico, Boris Johnson, convocó una reunión de crisis el lunes después de que Francia cerrase sus fronteras a las llegadas desde Gran Bretaña para evitar la expansión de una nueva cepa del coronavirus que afecta a Londres y el sureste de Inglaterra.

La reunión del comité civil de crisis, conocido por su acrónimo COBRA, se produce en medio de advertencias de complicaciones significativas en torno a los puertos del Canal de la Mancha, con atascos que se prolongaban millas tierra adentro en Kent, el condado en el sureste de Inglaterra.

Los atascos se produjeron después de que Francia anunciara el domingo el cierre de sus fronteras durante 48 horas, lo que implicaba que los camiones no podían atravesar el canal en barco. Los productos enviados en contenedores no se veían afectados.

El gobierno británico ha instado a todo el mundo a evitar los viajes a Kent, donde están muchos de los puertos utilizados para atravesar el canal. Dover, en especial, ve pasar cada día unos 10.000 camiones, que suponen en torno al 20% del comercio de mercancías del país. El Eurotúnel, un servicio ferroviario que conecta Gran Bretaña con la Europa continental, también ha suspendido sus servicios.

Canadá, India y Polonia estaban entre los últimos países en congelar las llegadas de vuelos desde Gran Bretaña, siguiendo el ejemplo de muchos países europeos. Francia, Alemania, Italia, Holanda, Bélgica, Polonia, Austria, Dinamarca, Irlanda y Bulgaria estaban entre los que anunciaron el domingo restricciones generalizadas a los vuelos desde Gran Bretaña.

Las medidas respondían a una comparecencia de Johnson el sábado, en la que anunció que Londres y el sureste de Inglaterra quedarían sujetas a un nuevo nivel 4 de restricciones tras una advertencia de sus asesores científicos, que utilizaron el que se cree es uno de los sistemas más sofisticados para secuenciar genomas y determinaron que la nueva cepa del virus se estaba expandiendo mucho más rápido que las anteriores.

Expertos de los países de la UE tenían previsto reunirse el lunes en Bruselas para abordar la nueva variante del virus.

Johnson dijo que los primeros indicios apuntaban a que la nueva variante era un 70% más contagiosa y estaba impulsando el rápido repunte de casos en la capital y alrededores. Gran Bretaña registró el domingo un récord de 35.928 casos nuevos.

El Centro Europeo de Control de Enfermedades dijo que si bien el análisis preliminar en Gran bretaña sugería que la cepa era significativamente más contagiosa, no había indicios de que provocara infecciones más graves.