Ocho muertos por un coche bomba en Afganistán

Al menos ocho personas murieron el domingo en la explosión de un coche bomba en la capital de Afganistán, según el Ministerio afgano del Interior.

Al menos ocho personas murieron el domingo en la explosión de un coche bomba en la capital de Afganistán, según el Ministerio afgano del Interior.

Más de 15 personas resultaron heridas en el ataque, incluido un parlamentario, Khan Mohammad Wardak, indicó Tariq Arian, vocero del Ministerio del Interior.

Entre los muertos y heridos había niños, mujeres y ancianos, dijo Arian. La cifra de muertos podría subir, señaló.

El ataque se produjo cuando la caravana del legislador pasaba por un cruce en el vecindario de Khoshal Khan, en Kabul. La explosión incendió varios vehículos civiles cercanos y causó daños en comercios y edificios cercanos.

Nadie reivindicó el ataque en un primer momento.

El grupo extremista Estado Islámico ha reclamado la autoría de varios ataques en la capital en los últimos meses, incluidos varios contra centros educativos en los que murieron 50 personas, la mayoría de ellos estudiantes.

El grupo EI también se atribuyó los ataques con cohetes del sábado contra una base estadounidense en Afganistán. En ese ataque no hubo muertos, según funcionarios provinciales y de la OTAN.

Un funcionario de la OTAN confirmó el ataque y señaló que según los primeros reportes, el aeródromo no había sufrido daños.

La violencia en Afganistán ha aumentado a pesar de las negociaciones entre el Talibán y el gobierno afgano en Qatar, que buscan un acuerdo de paz para poner fin a décadas de guerra. El Talibán también libra agrias batallas contra combatientes del EI, especialmente en el este de Afganistán, al tiempo que continúa su insurgencia contra fuerzas del gobierno.

El general estadounidense Mark Milley, jefe del Estado Mayor, mantuvo una reunión no anunciada esta semana con líderes talibanes en Doha para abordar cuestiones militares del acuerdo del pasado febrero entre Estados Unidos y el Talibán.

El acuerdo, firmado en Qatar, donde el Talibán mantiene una oficina política, pretendía plantear el escenario para conversaciones directas de paz entre el Talibán y el gobierno afgano.

Tras hablar con el Talibán, Milley viajó a Kabul para consultas con el presidente de Afganistán, Ashraf Ghani. Dijo haber hecho recalcado a ambas partes la necesidad de reducir con rapidez el nivel de violencia en todo el país.