El presidente francés Emmanuel Macron da positivo a COVID-19

Portando una mascarilla de grado médico, el presidente francés Emmanuel Macron pronunció el jueves un discurso por videoconferencia, horas después de dar positivo al COVID-19 y luego de una semana...

Portando una mascarilla de grado médico, el presidente francés Emmanuel Macron pronunció el jueves un discurso por videoconferencia, horas después de dar positivo al COVID-19 y luego de una semana en la que se reunió con varios líderes europeos.

Los primeros ministros de Francia y España, así como el presidente del Consejo Europeo, son algunos de los varios funcionarios que decidieron aislarse por haber tenido contacto con Macron recientemente.

Macron se sometió a una prueba de coronavirus cuando se presentaron los primeros síntomas el jueves por la mañana y se colocará en aislamiento durante siete días, en conformidad con las recomendaciones de las autoridades de sanidad de la nación, informó la presidencia en un breve comunicado. El boletín no especificó los síntomas que Macron desarrolló o el tratamiento que podría recibir.

El presidente, de 42 años, seguirá trabajando y encargándose de sus actividades a la distancia, añade el comunicado. Su esposa, Brigitte, de 67 años, arrojó un resultado negativo el jueves. No tiene síntomas y se aislará como medida de precaución, informó su oficina.

El jueves por la tarde, Macron participó, tal como estaba programado, en una mesa redonda sobre la ayuda francesa a los países más pobres del mundo, la cual fue realizada por videoconferencia.

Portando una mascarilla de grado médico de alta protección, en lugar de los cubrebocas de tela con la bandera francesa que a menudo utiliza, no mostró signos de sentirse mal por la enfermedad y habló con un tono de voz claro y fuerte. No mencionó al virus en su discurso.

Gabriel Attal, portavoz del gobierno, dijo que se estaban llevando a cabo las labores de rastreo de contactos. Señaló que Macron empezó a tener síntomas durante la noche y que seguirá trabajando desde el Palacio del Elíseo.

El virus ha estado circulando en Francia y en todo el mundo durante varios meses y la presidencia y el gobierno están acostumbrados a trabajar en estas circunstancias, indicó Attal.

Macron se unió a una creciente lista de mandatarios que han dado positivo al coronavirus, incluido el presidente estadounidense Donald Trump y el primer ministro británico Boris Johnson.

Trump telefoneó a Macron el jueves para desearle una pronta recuperación, informó el Palacio del Elíseo, y añadió que decenas de líderes mundiales le expresaron su apoyo a través de mensajes y llamadas.

Francia tiene la tradición de tener una estricta privacidad en torno a cuestiones médicas de funcionarios de alto rango, y Macron alguna vez dijo que divulgaría información de salud sólo cuando el impacto que podría tener sobre su presidencia estuviera justificado.

En los últimos meses, Macron y la gente que lo rodea han sido vistos en público en contadas ocasiones sin usar mascarilla. El presidente francés generalmente se la quita cuando da un discurso o durante una conferencia de prensa, donde se encuentra a una sana distancia de los demás. Durante varios meses, se ha requerido el uso de mascarillas en todos los espacios públicos al interior de Francia y en todos los exteriores en las ciudades grandes.

El presidente tuvo varias reuniones en persona en los últimos días en la nación y en Bruselas, donde asistió a una cumbre de la UE a finales de la semana pasada.

Olivier Véran, ministro de Salud de Francia, señaló que la reunión en Bruselas posiblemente fue la fuente de contagio.

Macron aparentemente no se contagió durante un almuerzo o una cena en el Eliseo, pero al parecer, según lo que escuchamos, fue al menos posiblemente en la cumbre, dijo Véran y agregó que los líderes europeos tuvieron una comida en un salón grande en Bruselas.

____

Los periodistas de The Associated Press Elaine Ganley, Angela Charlton y John Leicester en París, Barry Hatton en Lisboa, Lorne Cook y Samuel Petrequin en Bruselas, Ciaran Giles en Madrid y David Rising en Berlín contribuyeron a este despacho.