Declaraciones de Putin sobre vacuna repercuten en Argentina

Las declaraciones del presidente de Rusia, Vladimir Putin, acerca de que no se inyectó la vacuna Sputnik V contra el coronavirus al no ser apta todavía para los mayores de 60 años generaron una rep...

Las declaraciones del presidente de Rusia, Vladimir Putin, acerca de que no se inyectó la vacuna Sputnik V contra el coronavirus al no ser apta todavía para los mayores de 60 años generaron una repercusión en Argentina en momentos en que el gobierno realiza gestiones contrarreloj para que decenas de miles de dosis lleguen a Buenos Aires.

Putin, de 68 años, dijo el lunes que la Sputnik V que está siendo administrada en su país no incluye todavía a la población mayor de 60 ni menor de 18. El mandatario ruso señaló que escucha las recomendaciones de los especialistas y que en cuanto pueda vacunarse lo hará.

Sus palabras resonaron inmediatamente en el país sudamericano, ya que el presidente Alberto Fernández anunció días atrás que Argentina firmó un contrato con Rusia para adquirir la vacuna con la que serán inoculadas unas 300.000 personas antes de fin de año y 10 millones entre enero y febrero.

El mandatario argentino, de 61 años, también dijo que los primeros en vacunarse serán personas de la salud, de las fuerzas armadas y seguridad, docentes, mayores de 60 años y personas entre 18 y 60 años con enfermedades, y que él sería el primero en hacerlo.

Luego de los dichos de Putin y en un intento por llevar tranquilidad, la secretaria argentina de Acceso a la Salud , Carla Vizzotti, afirmó desde Rusia que allá se están terminando los últimos pasos para poder aprobar el uso de la vacuna en los mayores de 60 años a fines de 2020.

La funcionaria agregó que "esta vacuna es fundamental para el mundo, pero para nuestro país también empezar a vacunar a quienes han tenido mayor mortalidad. Sobre los plazos de llegada de la vacuna rusa a la Argentina estimó que estamos apuntando a que sea antes de Navidad.

Vizzotti y sus colaboradores están en Rusia verificando si el producto es seguro y eficaz antes de su aprobación por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).

El infectólogo Eduardo López dijo en tanto a The Associated Press que la fase 2 de todas las vacunas estudian a individuos sanos de entre 18 y 60 años y que "lo que tienen que hacer es publicar los datos de la fase 3 - que incorporan a mayores de 60- lo más rápidamente posible porque si no esto agrega una confusión muy grande porque la gente empieza a dudar.

Si no se tienen datos de mayores de 60 años, para Argentina va a ser difícil aprobar la vacuna para adultos mayores, sostuvo López, uno de los infectólogos que asesoró a Fernández durante la pandemia.

El gobierno argentino también negocia vacunas con el laboratorio británico AstraZeneca y con Pfizer, aunque con esta última farmacéutica estadounidense las tratativas están siendo difíciles ya que, según dijo el gobierno, exigió condiciones un poco inaceptables para abastecer al país sudamericano.