Pistolero en catedral de NY buscaba tomar rehenes: policía

El hombre abatido fatalmente por la policía el domingo después de que abriera fuego en la escalinata de una histórica catedral de la ciudad de Nueva York tenía una nota en el bolsillo que decía q...

El hombre abatido fatalmente por la policía el domingo después de que abriera fuego en la escalinata de una histórica catedral de la ciudad de Nueva York tenía una nota en el bolsillo que decía que había planeado tomar rehenes y usarlos como medio de presión para conseguir ayuda de Estados Unidos para América Latina, informó el miércoles un funcionario de la policía.

Luis Vasquez, de 52 años, empezó a disparar contra la gente que salía de un concierto navideño que acababa de terminar fuera de la Catedral de San Juan el Divino en Manhattan, la catedral de la diócesis episcopal de Nueva York.

Los testigos dijeron que escucharon a Vasquez gritar ¡Dispárenme! ¡Mátenme! mientras los policías respondían al fuego, provocando que muriera a disparos. Nadie más resultó baleado.

En la nota, que la policía encontró junto a las dos pistolas semiautomáticas de Vasquez y una mochila que contenía al menos cinco trozos de cuerda, cuatro encendedores, cinta, cuchillos, una lata de gasolina y una Biblia, el individuo criticaba el trato del gobierno estadounidense hacia Latinoamérica.

Escribió que el régimen estadounidense ha cometido robo y más contra la gente de Latinoamérica, de acuerdo con el funcionario de la policía, quien no estaba autorizado para hablar públicamente por lo que pidió no ser identiificado.

La nota fue reportada primero por la filial de la cadena NBC en Nueva York.

Vasquez, quien era oriundo de República Dominicana y vivía con su madre en el distrito del Bronx, escribió que los rehenes no resultarían heridos si el gobierno estadounidense, las instituciones financieras y otras entidades cumplían con sus demandas de dar dinero a la gente de bajos recursos en América Latina.

Vestido de negro y con el rostro semioculto por una gorra de béisbol, al tiempo que portaba una mascarilla que tenía la bandera dominicana, sostuvo una pistola plateada en una mano y una negra en la otra mientras salía detrás de una columna de piedra en lo alto de la escalinata y empezó a disparar. No estaba claro si apuntó hacia alguien o simplemente disparó al aire.

En la nota, agregó el funcionario, Vasquez escribió que no esperaba regresar vivo a su casa. Los investigadores revisan si pretendía perder la vida a manos de la policía. Dado el contenido de su mochila y la nota, también están estudiando si tenía como objetivo usar la cuerda y la cinta para atar y vendar a los rehenes y posiblemente prenderles fuego si no se cumplían sus demandas.

Creo que todos podemos suponer las malas intenciones del contenido de esta bolsa, dijo Dermot Shea, comisionado de la policía, durante una conferencia de prensa el domingo.

Los investigadores siguen tratando de descifrar la razón por la que Vasquez realizó el ataque en la Catedral de San Juan el Divino, que es una de las catedrales más grandes del mundo.

Una hermana de Vasquez comentó al periódico The New York Times que él creció cerca de la iglesia. Dijo que una estancia en la cárcel en la década de 1990, luego de una serie de arrestos y una declaración de culpabilidad bajo cargos de que baleó a una mujer y a policías, había dañado su salud mental.