Fed mantiene tasa cerca de cero pero prevé mejorías en 2021

La Reserva Federal anunció el miércoles que seguirá comprando bonos del gobierno hasta que la economía avance sustancialmente, una decisión con la que buscó tranquilizar a los mercados financier...

La Reserva Federal anunció el miércoles que seguirá comprando bonos del gobierno hasta que la economía avance sustancialmente, una decisión con la que buscó tranquilizar a los mercados financieros y mantener bajas las tasas de interés de los préstamos a largo plazo de manera indefinida.

Después de su última reunión de políticas, la Fed reiteró también que prevé mantener su tasa de interés de referencia a corto plazo cerca de cero hasta por lo menos 2023. La Reserva Federal ha mantenido allí su tasa clave desde marzo, cuando tomó una serie de medidas extraordinarias para luchar contra la recesión generada por la pandemia, manteniendo el flujo de los créditos.

Sin embargo, en una serie de proyecciones económicas presentadas el miércoles, los funcionarios de la Fed pintaron un panorama más esperanzador para el próximo año, en comparación con sus pronósticos anteriores en septiembre.

La mejora probablemente refleja el esperado efecto benéfico de las nuevas vacunas contra el coronavirus. Ahora los responsables de las políticas prevén que la economía se contraiga un 2,4% este año, menos que el descenso del 3,7% que calculaban en septiembre. Para el año próximo, en previsión de una recuperación, los funcionarios mejoraron su pronóstico de crecimiento del 4% al 4,2%.

Para finales de 2021, la Fed espera que la tasa de desempleo caiga al 5% desde el 6,7% actual, menos que el 5,5% que había previsto en septiembre.

La más reciente declaración de políticas del banco central coincide con una economía que todavía se tambalea y que incluso podría contraerse durante el invierno al imponer la pandemia nuevas restricciones a la actividad económica y mantener a muchos compradores en casa.

Sopesar las sombrías perspectivas a corto plazo y el panorama más brillante a largo plazo ha complicado la formulación de políticas de la Fed, que evalúa cuánto más estímulo aplicar.

En una conferencia de prensa, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, reconoció ese desafío. Si bien la economía y el mercado laboral deberían recuperarse con fuerza en la segunda mitad de 2021, dijo, el problema son los próximos cuatro a cinco meses, ya que el virus sigue debilitando el crecimiento.

Powell también hizo notar, como lo ha hecho a menudo anteriormente, que la recesión debido a la pandemia ha sido más dolorosa en los hogares estadounidenses más desfavorecidos.

La dislocación económica ha trastornado muchas vidas y ha creado una gran incertidumbre sobre el futuro, afirmó Powell.

Con su tasa de referencia ya cercana a cero, la Fed ha recurrido a la adquisición de bonos, comprando al mes 80.000 millones de dólares en papeles del Tesoro y 40.000 millones en bonos respaldados por hipotecas. Esos movimientos reducen indirectamente las tasas de las hipotecas, de los préstamos para automóviles y de las tarjetas de crédito, con el objetivo de fomentar más préstamos y gastos.