Melania Trump visita hospital infantil en Washington

Melania Trump no permitirá que la pandemia de coronavirus le impida cumplir con una tradición de décadas de las primeras damas: la visita a un hospital infantil de Washington durante las fiestas na...

Melania Trump no permitirá que la pandemia de coronavirus le impida cumplir con una tradición de décadas de las primeras damas: la visita a un hospital infantil de Washington durante las fiestas navideñas.

La esposa del presidente Donald Trump planeaba el martes su cuarta y última visita como primera dama al Hospital Nacional de Niños, prolongando una tradición iniciada hace más de 70 años por la primera dama Bess Truman.

El hospital tomó medidas para recibir la visita.

La primera dama se sentará en una silla frente a un enorme árbol de Navidad en el atrio del hospital, pero leerá para un pequeño grupo de niños debidamente distanciados en lugar de una multitud de pacientes y sus padres, personal del hospital y cantantes y bailarines.

Su lectura del cuento infantil navideño Oliver the Ornament Meets Marley & Joan and Abbey será transmitida por circuito cerrado de TV para que todos los pacientes puedan sintonizarla en sus cuartos.

Durante cada una de mis visitas al Hospital Nacional de Niños he sentido la calidez que traen estos niños valientes, he visto la alegría en sus ojos y las sonrisas en sus caras, dijo la señora Trump a The Associated Press en un comunicado. Me recuerda siempre que el espíritu navideño está verdaderamente vivo en cada uno de estos niños valientes.

Kurt Newman, presidente y CEO del hospital, dijo que la visita era particularmente especial cuando tantos eventos y tradiciones han sido cancelados o trastornados por una pandemia que ha causado más de 300.000 muertes en el país.

Todd Zimmerman, autor de una serie de libros para niños sobre las aventuras navideñas de Oliver the Ornament, dijo que las historias enseñan a los niños sobre la bondad, sobre todo frente al bullying.

Zimmerman se declaró complacido porque la visita de la señora Trump ayudaría a los niños a olvidar siquiera por una hora lo que están sufriendo.