Alemania pide evitar compras navideñas antes de cuarentena

El gobierno alemán pidió el lunes a sus ciudadanos que evitaran las compras navideñas, dos días antes de que el país iniciara un estricto confinamiento que cerrará la mayoría de los comercios, ...

El gobierno alemán pidió el lunes a sus ciudadanos que evitaran las compras navideñas, dos días antes de que el país iniciara un estricto confinamiento que cerrará la mayoría de los comercios, endurecerá las normas de distanciamiento social y cerrará escuelas en todo el país.

Espero y deseo que la gente sólo compre lo que necesita de verdad, como comida, dijo el domingo por la noche el ministro de Economía, Peter Altmaier. Cuanto más rápido tengamos bajo control estas infecciones, mejor será para todos.

La canciller, Angela Merkel, y los gobernadores de los 16 estados de Alemania acordaron el domingo endurecer las medidas de cuarentena a partir del miércoles y hasta el 10 de enero para frenar el posible aumento de casos de COVID-19. Merkel señaló que las restricciones ya impuestas en noviembre no habían logrado reducir de forma significativa la aparición de nuevos casos. Alemania ha registrado un aumento continuado de contagios y muertes en las últimas semanas.

El centro de control de enfermedades en el país reportó el lunes 16.362 casos nuevos, unos 4.000 más que la semana anterior. El Instituto Robert Koch reportó 188 nuevas muertes, para un total de 21.975. La cifra de muertos diarios llegó a casi 600 la semana pasada, aunque las cifras suelen ser más bajas a comienzos de semana porque no todos los estados actualizan los datos durante el fin de semana.

En las últimas semanas, hospitales de todo el país reiteraron que estaban cerca de alcanzar el límite de su capacidad para atender a pacientes de COVID-19 y señalaron que conseguir personal para las unidades de cuidados intensivos comenzaba a ser un problema.

En algunos estados, como Sajonia, en el este del país, y Renania del Norte-Westfalia, en el oeste, las escuelas cerraron o se levantó la asistencia obligatoria para que los padres pudieran mantener a los niños en casa.

A partir del miércoles, las escuelas en todo el país cerrarán o pasarán a educación a distancia. La mayoría de los comercios que no vendan alimentos cerrarán, al igual que negocios como las peluquerías, que habían podido permanecer abiertos. Los restaurantes podrán ofrecer comida para llevar, pero no servir comida o bebida en su establecimiento.

A excepción del día de Navidad, el número de personas que podrá reunirse en interiores seguirá reducido a cinco, sin contar a los niños menores de 14.

También se prohibirá la venta de fuegos artificiales, tradicionales para celebrar el Año Nuevo, así como las reuniones públicas al aire libre en Nochevieja.