Irán ejecuta a periodista que alentó las protestas de 2017

Irán ejecutó el sábado a un periodista exiliado debido a su trabajo por internet que sirvió de inspiración para las protestas económicas a nivel nacional en 2017, poco más de un año después q...

Irán ejecutó el sábado a un periodista exiliado debido a su trabajo por internet que sirvió de inspiración para las protestas económicas a nivel nacional en 2017, poco más de un año después que las autoridades lo atrajeron mediante engaños a Irak, donde fue secuestrado.

Ruhollah Zam, de 47 años, fue una de varias figuras de la oposición que agentes de inteligencia iraníes lograron apresar en el exterior en los últimos meses al tiempo que Teherán lidia con el peso de las sanciones de Estados Unidos.

El secuestro y la ejecución de Zam, que vivía en París bajo lo que el gobierno iraní describió como la protección del gobierno francés, probablemente caerá como agua helada sobre una oposición de antemano exiliada y dispersa. También sucede mientras Irán trata de presionar a Francia y otros países europeos por el fallido acuerdo nuclear en los últimos días de la presidencia de Donald Trump.

Las condenas internacionales a la ejecución no se hicieron esperar.

Este es un acto barbárico e inaceptable, sostuvo el Ministerio del Exterior de Francia en un comunicado, que también condenó la ejecución como un golpe serio a la libertad de expresión y la libertad de prensa en Irán.

Por su parte, el Ministerio del Exterior alemán manifestó su asombro sobre las circunstancias de la condena de Zam y lo que catalogó como su secuestro del extranjero.

La ejecución (de Zam) es un golpe mortal a la libertad de expresión en Irán y muestra hasta dónde llegan las tácticas brutales de las autoridades iraníes para inculcar el miedo y disuadir el disenso, subrayó Diana Eltahawy, de Amnistía Internacional.

La televisora estatal iraní llamó a Zam el líder de los disturbios al anunciar su ejecución en la horca el sábado por la mañana. En junio, un tribunal lo condenó a muerte por corrupción en la Tierra, un cargo que suele emplearse en casos que implican espionaje o intentos de derrocar al gobierno iraní.

El sitio web de Zam, AmadNews, y un canal que creó en la app de mensajes Telegram habían difundido las horas de las protestas de 2017 y noticias embarazosas sobre funcionarios que apuntaban directamente a la teocracia iraní.

Las manifestaciones, que comenzaron en diciembre de 2017 y se prolongaron durante el año siguiente, representaron el mayor desafío al régimen iraní desde las protestas del Movimiento Verde de 2009 y sentaron las bases para otras movilizaciones masivas en noviembre del año pasado.

La chispa que encendió las protestas de 2017 fue un aumento brusco de los precios de alimentos. Muchos creen que opositores al presidente Hassan Ruhani las iniciaron en Mashhad, en el noroeste de Irán, para tratar de enfocar la furia de la gente en el presidente. Pero a medida que se extendían de una población a otra, se volvieron contra toda la clase dominante, y en poco tiempo se empezaron a escuchar consignas contra el líder supremo Ali Jamenei en videos online difundidos por Zam.