México aprueba usar la vacuna de Pfizer contra el COVID-19

La comisión de seguridad médica del gobierno mexicano aprobó el viernes el uso de emergencia de la vacuna de Pfizer-BioNTech contra el coronavirus, con lo que el país se convirtió en el cuarto de...

La comisión de seguridad médica del gobierno mexicano aprobó el viernes el uso de emergencia de la vacuna de Pfizer-BioNTech contra el coronavirus, con lo que el país se convirtió en el cuarto del mundo en hacerlo.

El subsecretario de Salud Hugo López-Gatell dijo que las otras naciones que ya autorizaron su uso son Gran Bretaña, Canadá y Bahrein.

México está listo para recibir 250.000 dosis de la vacuna, suficiente para 125.000 personas, ya que cada una requiere dos inyecciones. López-Gatell señaló que los trabajadores de salud serán los primeros en ser inoculados.

Se anticipa que las vacunas empiecen a llegar la próxima semana. López-Gatell dijo que la aprobación es desde luego motivo de esperanza, aunque las primeras rondas de inyecciones están lejos de ser suficientes para los casos de coronavirus en México. El país tiene un total de 1.229.379 infecciones confirmadas durante la pandemia.

Las autoridades también reportaron 693 muertes más de COVID-19, lo que coloca el total del país en 113.019. Sin embargo, incluso los cálculos oficiales estiman que la cifra real de muertes está más cerca de las 150.000 debido a las extremadamente pocas pruebas que se realizan en México.

Los hospitales de la Ciudad de México estaban a 78% de su capacidad el viernes, un nivel que preocupa a los funcionarios.

Previamente, la alcaldesa capitalina Claudia Sheinbaum lanzó un llamado urgente y casi desesperado a toda la población para quedarse en casa, usar mascarillas siempre y no organizar reuniones ni fiestas porque la capital del país está a una semana de que sus hospitales se saturen y los contagios por COVID-19 siguen en aumento.

Es fundamental, fundamental, importante, indispensable, que sigamos estas cinco reglas, manifestó, que además de las tres mencionadas son ir sólo un representante de cada familia a hacer compras y que si alguien da positivo lo notifique y se aísle.