Congreso de EEUU evita cierre del gobierno y gana tiempo

El Congreso le envió el viernes al presidente Donald Trump una ley temporal de financiamiento para todo el gobierno federal que evita un cierre del mismo a la medianoche y le da más tiempo a los leg...

El Congreso le envió el viernes al presidente Donald Trump una ley temporal de financiamiento para todo el gobierno federal que evita un cierre del mismo a la medianoche y le da más tiempo a los legisladores para las negociaciones en torno a la ayuda por la pandemia.

La propuesta de ley establece un nuevo plazo que vence el próximo viernes a medianoche. Fue aprobada unánimemente en el Senado en votación oral, tras lo cual los senadores se fueron a su casa sin una imagen clara de qué les espera la semana próxima. La Cámara de Representantes aprobó la medida el miércoles y se espera que Trump la firme antes de la medianoche.

Las negociaciones sobre un paquete de ayuda por la pandemia de coronavirus seguían estancadas, pero hay consenso de que el Congreso no concluirá sus sesiones del año sin aprobar el rescate urgente. Un paquete de 900.000 millones de dólares propuesto por un grupo bipartidista de senadores encontró un obstáculo luego que se opuso el líder de la mayoría en la cámara alta, Mitch McConnell. Las negociaciones prosiguen en medio de intensa presión.

La cámara baja ha estado en receso unos pocos días. De todas formas, los líderes les advirtieron a los legisladores que estén preparados para regresar a Washington para votar sobre los acuerdos de fin del año. El Senado regresa la semana próxima.

El paquete de ayuda por el COVID-19 volvió a estancarse luego de días de conversaciones tras bambalinas entre un grupo de legisladores hastiados de la falta de acción. Por su parte, Trump le ha dado un giro a las conversaciones, al insistir en una nueva ronda de cheques de 600 dólares para los estadounidenses.

El envío de pagos en efectivo a los hogares no fue incluido en la propuesta bipartidista, pero ha sido apoyado por algunos de los críticos más acérrimos de Trump, incluyendo la representante demócrata Alexandria Ocasio-Cortez y el senador independiente Bernie Sanders, que presentó una enmienda para incluir los cheques junto con un aliado de Trump, el senador republicano Josh Hawley.

Sanders había amenazado con oponerse a la ley provisional de financiamiento con esperanzas de añadir un pago directo de 1.200 dólares, pero cedió, aunque con una advertencia.

No nos iremos a casa para las fiestas de Navidad a menos que nos aseguremos que ayudamos a los millones de familias en este país que están sufriendo, dijo.