Ministro venezolano: Autoridades frustran ataque a refinería

Las autoridades venezolanas denunciaron el viernes que las fuerzas de seguridad frustraron un ataque a una refinería clave mientras la nación con vastas reservas de petróleo lucha por satisfacer su...

Las autoridades venezolanas denunciaron el viernes que las fuerzas de seguridad frustraron un ataque a una refinería clave mientras la nación con vastas reservas de petróleo lucha por satisfacer sus demandas internas de gasolina.

Dos venezolanos fueron arrestados el jueves y los investigadores confiscaron explosivos que, según las pesquisas, planeaban usar en un ataque a la refinería El Palito, ubicada en el estado central de Carabobo, en la costa norte del Caribe del país, dijo el ministro de Petróleo, Tareck El Aissami, en una declaración difundida por la televisión estatal.

Venezuela, que alguna vez fue un rico país petrolero y que posee las mayores reservas de crudo del mundo, a traviesa por una severa escasez de combustibles y gas doméstico, además de que experimenta una drástica caída de su producción petrolera. Los críticos del gobierno atribuyen el colapso de la industria petrolera a una mala gestión y la corrupción en la corporación estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) bajo la administración de los gobiernos socialistas del ahora fallecido presidente Hugo Chávez, y su sucesor, Nicolás Maduro.

Los conductores esperan horas y a veces días en la fila para cargar combustible, ya que las duras sanciones estadounidenses destinadas a obligar a Maduro a dejar el poder dificultan que la nación importe insumos para la producción de gasolina. Esos insumos y derivados del petróleo necesarios para producir los combustibles eran producidos en el país o importados de sus filiales en el extranjero, pero por el colapso de las petroquímicas estatales, PDVSA se ha visto obligada a importarlos casi en su totalidad en años recientes.

Como consecuencia de las sanciones estadounidenses, Venezuela también ha comenzado a depender de los envíos de Irán, otro adversario de Estados Unidos.

Los funcionarios mostraron imágenes de explosivos y otro material como prueba de lo que El Aissami llamó un complot terrorista. Añadió que los dos sospechosos, que no identificó, confesaron haber recibido órdenes de funcionarios colombianos.

El ministro pidió a los trabajadores petroleros venezolanos que estén atentos en medio de una amenaza constante de adversarios internacionales como Estados Unidos y Colombia de dañar a la nación sudamericana.