Dos muertos en el incendio de un edificio en España

Los bomberos encontraron el jueves dos cuerpos en un edificio abandonado que se incendió en el nordeste de España, mientras continuaban las labores para extinguir las llamas y determinar si había m...

Los bomberos encontraron el jueves dos cuerpos en un edificio abandonado que se incendió en el nordeste de España, mientras continuaban las labores para extinguir las llamas y determinar si había más personas en el interior. El inmueble, que había sido ocupado por inmigrantes y otras personas, se derrumbó parcialmente en el incendio.

Al menos 18 personas resultaron heridas en el fuego en Badalona, un suburbio de 200.000 habitantes al norte de Barcelona. Tres de los heridos estaban muy graves, según las autoridades.

Por el momento se ha localizado a 60 personas que estaban en el lugar, según indicó el presidente regional en funciones de Cataluña, Pere Aragonés. Se cree que en el momento del siniestro podría haber habido más de 100 personas en el edificio.

Los bomberos seguían trabajando en extinguir las llamas y estabilizar la estructura para buscar a otras personas que pudieran haberse visto atrapadas dentro, indicó Aragonés a la televisora estatal española TVE.

Algunas de las personas que se habían instalado allí buscando cobijo eran inmigrantes africanos, según medios locales.

Se creía que muchos de los ocupantes estaban en España sin permiso de residencia y habían huido sin recibir atención médica en cuanto escaparon de las llamas.

Se ha producido una tragedia por encima de la miseria económica en la que ya se encontraban muchas de las personas", dijo Aragonés a TVE.

Las autoridades investigarán si el incendio había sido accidental o deliberado, indicó el ministro regional del Interior, Miquel Sámper.

El edificio llevaba al menos ocho años ocupado, dijo Xavier García Albiol, alcalde de Badalina, añadiendo que el Ayuntamiento había iniciado las labores para vaciar el edificio después de que aumentaran el tráfico de drogas y los robos menores en la zona durante los últimos dos años, provocando problemas con otros vecinos.