Sondeo: Ubicación y estudios, claves en los ingresos en EEUU

Los hogares asiático-estadounidenses registraron el mayor aumento de ingresos de cualquier grupo étnico o racial en Estados Unidos en la última década y media, casi un 8%, según las cifras public...

Los hogares asiático-estadounidenses registraron el mayor aumento de ingresos de cualquier grupo étnico o racial en Estados Unidos en la última década y media, casi un 8%, según las cifras publicadas el jueves por la Oficina del Censo de Estados Unidos.

Los ingresos de los hogares latinos subieron casi un 6% en ese periodo, mientras que los hogares liderados por blancos no hispanos y negros vieron relativamente estancado su crecimiento, en un 3% y uno 2% respectivamente, en los últimos 15 años.

En todo el país, la mediana de los ingresos de los hogares creció un 2,3% entre el periodo 2005 y 2009 y el 2015-2019, según el último Sondeo de Comunidades de Estados Unidos, que se hace durante cinco años.

Los economistas señalaron que gran parte de la diferencia en el crecimiento de ingresos en grupos étnicos y raciales se debe al florecimiento de mercados laborales donde se concentran los hogares asiático-estadounidenses y latinos, en ciudades y comunidades en el oeste y el suroeste del país.

Mientras el mercado laboral se ajustaba más en algunas zonas y algunos campos, vimos un crecimiento de los ingresos más robusto para esos grupos, indicó el economista de Ohio State Trevon Logan en un comunicado.

Además, la alta concentración en zonas urbanas con mayor crecimiento de empleos e incrementos en el salario mínimo también pueden jugar un papel en los aumentos de ingresos, señaló.

Aunque el crecimiento de ingresos se ha mantenido relativamente estable en la gran mayoría de condados estadounidenses, los aumentos se han concentrado en un puñado de comunidades, dijo William Spriggs, economista de la Universidad de Howard.

De modo que sospecho que la reciente inmigración asiática y latina ha sido a estas zonas de gran crecimiento, indicó.

La educación también ha jugado un papel importante, apuntó Marlene Kim, economista de la Universidad de Massachusetts, Boston. Más del 54% de los asiático-estadounidenses tenía un titulo universitario, la tasa más alta de cualquier grupo étnico o racial, en comparación con el 32% en general para vecinos de Estados Unidos, según el Sondeo de Comunidades de Estados Unidos de 2015-2019.

En comparación, el 35,8% de los blancos no hispanos, el 21,6% de los negros y el 16,4% de los latinos tenían títulos universitarios.

Estamos en una economía del conocimiento, y una educación universitaria es clave para obtener empleos profesionales bien pagados. Los asiáticos tienen el porcentaje más alto de obtener un grado universitario, y creo que estamos viendo el efecto de eso, dijo Kim. Los asiáticos son más propensos a tener empleos técnicos y profesionales, que están creciendo y aumentando sus salarios y niveles de ingresos.

Pero hay grandes diferencias entre los asiático-estadounidenses, un grupo racial muy diverso que incluye a estadounidenses con raíces en China, India, Filipinas y otros países asiáticos. Los estadounidenses de origen indio tenían tasas de educación universitaria que aquellos con raíces camboyanas o hmong, según un reporte publicado el año pasado por el Pew Research Center.

Igualmente, la ubicación y los mercados laborales jugaron un papel en el estancamiento de los ingresos de los hogares con cabeza de familia negro, ya que muchos están en el sur del país, según los economistas.

Para los hogares negros, seguimos viéndoles con problemas por los mismos motivos, dijo Logan. Los trabajadores negros están sobrerrepresentados en puestos de empleos públicos, señaló, donde los ingresos han crecido muy poco. Además, los negros en zonas rurales, especialmente en el sur rural, se encuentran en zonas con considerables pérdidas de negocios y un débil crecimiento del empleo.

La discriminación en la contratación y en los ascensos también son factores que influyen, añadió, al igual que las decisiones políticas.

Por ejemplo, sabemos que subir el salario mínimo cerraría brechas salariales raciales, y los negros se encuentran sobrerrepresentados en estados, localidades que no lo han hecho, dijo Logan.

El Sondeo de Comunidades de Estados Unidos mide toda clase de datos demográficos en periodos de media década. Pero los últimos datos no registran la debacle económica causada por la pandemia en 2020, que disparó la tasa de desempleo de los asiático-estadounidenses de un 2,6% al 12%, antes de remitir a un 6,7% en el último año.

La mediana de ingresos en los hogares encabezados por asiático-estadounidenses fue de 88.204 dólares en ese periodo de cinco años entre 2015 y 2019, la cifra más alta de cualquier grupo racial o étnico. Los asiático-estadounidenses suponen casi el 6% de la población del país.

A nivel nacional, la mediana de ingresos en ese periodo fue de 62.843 dólares por hogar. La mediana en hogares blancos no hispanos era de 68.785, frente a los 51.811 dólares de hogares latinos y 41-935 de hogares negros.

___

Mike Schneider está en Twitter como https://twitter.com/MikeSchneiderAP