Minnesota: Declaran culpable a hombre por bomba en mezquita

Un jurado declaró culpable el miércoles al líder de un grupo de milicias antigubernamentales de Illinois por varios cargos de delitos de odio y transgresiones a los derechos civiles relacionados co...

Un jurado declaró culpable el miércoles al líder de un grupo de milicias antigubernamentales de Illinois por varios cargos de delitos de odio y transgresiones a los derechos civiles relacionados con un atentado con bomba en 2017 contra una mezquita de Minnesota.

Michael Hari, de 49 años, fue declarado culpable de los cinco cargos, los cuales incluyen dañar propiedad por su carácter religioso, obstruir por la fuerza el libre ejercicio de creencias religiosas, asociación ilícita para cometer delitos graves con fuego y explosivos, utilizar un dispositivo destructivo en un delito violento y poseer un dispositivo destructivo no registrado.

Durante el juicio los fiscales describieron que la motivación de Hari para el atentado era su odio hacia los musulmanes. Citaron extractos antiislámicos de un manifiesto que él elaboró conocido como The White Rabbit Handbook, que lleva el nombre de su milicia.

Después de una investigación de siete meses, los fiscales presentaron pruebas a los jurados que incluían registros telefónicos y testimonios de investigadores federales que rastrearon a Hari hasta Clarence, Illinois, una comunidad rural a unos 190 kilómetros (unas 120 millas) al sur de Chicago, donde él y dos coacusados vivían.

El testimonio de esos coacusados, Joe Morris y Michael McWhorter, mostró que Morris veía a Hari como una figura paterna, y que Hari les ordenó que arrojaran la bomba en el Centro Islámico Dar Al-Faruq, en los suburbios de Minneapolis, mientras Hari esperaba en el automóvil después de conducir desde Illinois en un camión alquilado. Morris, quien junto con McWhorter se declaró culpable en enero de 2019 de participar en el ataque, testificó que Hari dijo que la mezquita entrenaba a combatientes del grupo extremista Estado Islámico.

El ataque con explosivos ocurrió el 5 de agosto de 2017, cuando una bomba de tubo estalló en la oficina del imán mientras los fieles se reunían para las oraciones matutinas. Nadie resultó herido en la explosión, pero los miembros de la comunidad quedaron muy asustados por el hecho. El director de la mezquita testificó el mes pasado que la asistencia de feligreses disminuyó debido al miedo.

Los abogados defensores argumentaron que los fiscales no presentaron evidencia forense que demostrara que el día del ataque Hari estuviera en la mezquita. También intentaron desacreditar a Morris y McWhorter por presuntas incongruencias en su testimonio. Hari se negó a testificar en su propia defensa.

Los fiscales refutaron las afirmaciones de la defensa, citando el pasado de Hari como un expolicía que investigaba delitos y sabía cómo evitar dejar evidencia forense.