Dunas de campo de golf de Trump en Escocia pierden estatus

Funcionarios de conservación en Escocia informaron el miércoles que las dunas costeras de arena en el campo de golf Aberdeenshire del presidente Donald Trump perdieron su estatus especial como sitio...

Funcionarios de conservación en Escocia informaron el miércoles que las dunas costeras de arena en el campo de golf Aberdeenshire del presidente Donald Trump perdieron su estatus especial como sitio ambiental protegido, lo que significa que el mandatario saliente de Estados Unidos podría construir un segundo campo en las cercanías, según un investigador universitario.

La agencia de protección de la naturaleza escocesa, NatureScot, dijo que después de la construcción del campo Trump International Golf Links en Menie, al norte de Aberdeen, las dunas ya no merecen ser retenidas como parte del sitio de interés científico especial.

Las dunas de arena habían sido consideradas un ejemplo de alta calidad de un sistema geológico característico del noreste de Escocia, dijo la agencia, pero agregó que a pesar del trabajo de conservación de la naturaleza del campo de golf de Trump para proteger los raros hábitats y las plantas que quedan en el sitio, ahora ya no hay una razón para proteger las dunas de Menie, pues que no incluyen lo suficiente de las características especiales y naturales por las que fueron designadas.

Esta es una decisión amargamente decepcionante que muestra que el golf todavía triunfa sobre el medio ambiente en lo que respecta al patrimonio natural de Escocia, dijo Bob Ward, director de políticas y comunicaciones del instituto de investigación sobre el cambio climático de la London School of Economics.

Ward, quien ha estado siguiendo de cerca el impacto ambiental del campo de Trump, dijo que la noticia abrió la puerta a un daño mayor a las dunas restantes por la construcción de un segundo campo de golf de Trump en el sitio.

Las autoridades escocesas ya aprobaron planes para un segundo campo de golf de Trump junto al original en Menie Estate, que abrió en 2012.

El campo de golf y el hotel de lujo existentes en la finca no han sido rentables desde que abrieron.