Biden justifica selección de general retirado para Pentágono

El presidente electo Joe Biden presentó el martes sus argumentos en favor del general retirado del ejército Lloyd Austin para que funja como secretario de Defensa y exhortó al Congreso a otorgar un...

El presidente electo Joe Biden presentó el martes sus argumentos en favor del general retirado del ejército Lloyd Austin para que funja como secretario de Defensa y exhortó al Congreso a otorgar una exención a la prohibición legal en torno a que un oficial militar de servicio reciente tome el mando del Pentágono.

En momentos en los que aumentan las inquietudes en el Congreso sobre mantener el control civil del ejército, Biden señaló que sentía la necesidad de contrarrestar una narrativa emergente de que la nominación de Austin difumina las líneas entre los roles civiles y militares.

Dadas las inmensas y urgentes amenazas y desafíos que enfrenta nuestra nación, (Austin) debería ser confirmado rápidamente, escribió Biden en la revista The Atlantic. Fue su primera confirmación pública en torno a que Austin es su selección para dirigir el Pentágono, aunque la noticia se filtró el lunes, provocando críticas y escepticismo por parte de algunos miembros del Congreso.

Biden contrarrestó las inquietudes bajo el argumento de que Austin sabe que las labores al frente del Pentágono son diferentes a las de un oficial militar. Dijo que Austin está al tanto de que la dinámica civil-militar ha estado bajo mucha presión en estos últimos cuatro años", en referencia a las contrataciones del presidente Donald Trump de varios generales retirados para puestos clave al inicio de su gobierno, incluido el general retirado de la Marina, Jim Mattis, como secretario de Defensa.

El demócrata alegó que Austin trabajaría para poner nuevamente en marcha el equilibrio entre lo civil y lo militar. Señaló que la razón principal por la que lo eligió es debido a que reacciona bien bajo presión.

Es la persona que necesitamos en este momento, puntualizó.

Austin sería el primer dirigente de raza negra del Pentágono, y la naturaleza histórica de la nominación, particularmente en un año de extraordinaria tensión racial en el país, añade una dimensión intrigante al debate en el Congreso sobre uno de los miembros clave del gabinete de Biden.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, siguió el ejemplo de Biden, anunciando su apoyo y señalando que Austin está particularmente bien posicionado para liderar durante estos tiempos inciertos.

Austin fue una elección inesperada. La mayoría de las especulaciones se habían centrado en Michele Flournoy, una política experimentada de Washington y partidaria de Biden. Habría sido la primera mujer en dirigir el Pentágono. Flournoy emitió un comunicado el martes en el que felicitó a Austin y lo describió como un hombre de mucha integridad.

Austin es ampliamente admirado por su servicio militar, que incluye liderar las tropas en combates en Irak y Afganistán, así como supervisar las operaciones militares de Estados Unidos en todo el Medio Oriente como jefe del Comando Central. Pero el requisito de una dispensa del Congreso hace que el proceso de nombrarlo dirigente del Pentágono sea más complicado de lo habitual. Austin se retiró en 2016 después de 41 años en el ejército y nunca ha ocupado un cargo político.

__

Lemire informó en Wilmington, Delaware. Los periodistas de The Associated Press Lisa Mascaro, Matthew Daly y Zeke Miller contribuyeron a este despacho.