Exonerada policía israelí en caso de niño palestino

Las autoridades israelíes exoneraron a la policía en el caso de un niño palestino de 9 años que perdió un ojo, al parecer por un disparo lanzado por un policía israelí en febrero.

Las autoridades israelíes exoneraron a la policía en el caso de un niño palestino de 9 años que perdió un ojo, al parecer por un disparo lanzado por un policía israelí en febrero.

Malik Eissa perdió el ojo izquierdo al ser impactado por una bala de goma. Su familia dice que no ha vuelto a la escuela debido al tratamiento médico y a la inseguridad que siente por estar desfigurado y necesitar un ojo prostético.

Testigos dicen que el pequeño apenas se había bajado del autobús escolar en el vecindario palestino de Issawiya en el este de Jerusalén. La policía insiste que habían estallado disturbios en la zona y que los agentes debieron usar armas no letales.

En un comunicado enviado a la AP, el Ministerio de Justicia de Israel lamentó el suceso pero afirmó que no hay suficientes pruebas para procesar a los policías, luego de entrevistar a testigos y examinar videos de la escena.

Relató que los agentes estaban involucrados en un operativo para arrestar a un sospechoso cuando fueron atacados por una multitud que les tiraba piedras. Añadió que los expertos no pudieron determinar si el chico fue alcanzado por una bala o por una piedra. Aun así, indicó que había abierto una investigación sobre las tácticas usadas.

El padre de Malik, Wael Issa, denunció que su familia fue dos veces víctima de injusticia: una cuando el niño fue baleado y otra con el resultado de la investigación.

Indicó que el pequeño sufre de constantes dolores de cabeza y problemas psicológicos, y que no ha podido regresar a la escuela.