Un príncipe saudí critica duramente a Israel en una cumbre

Un destacado príncipe saudí criticó duramente a Israel el domingo en una cumbre de seguridad en Bahrein, a la que asistía de forma remota el ministro israelí de Exteriores.

Un destacado príncipe saudí criticó duramente a Israel el domingo en una cumbre de seguridad en Bahrein, a la que asistía de forma remota el ministro israelí de Exteriores.

El príncipe Turki al-Faisal, que dirigió los servicios saudíes de inteligencia durante más de dos décadas y sirvió como embajador ante Estados Unidos y Gran Bretaña, afirmó que cualquier acuerdo de normalización debe ayudar a los palestinos a obtener su propio estado independiente.

También describió a Israel como una potencia colonizadora occidental, afirmando que ha encarcelado (a palestinos) en campos de concentración con las acusaciones de seguridad más endebles: jóvenes y viejos, mujeres y hombres, que se pudren allí sin poder recurrir a la justicia. Derriban casas como quieren y asesinan a quien quieren.

Aunque el príncipe no tiene un puesto oficial, su postura se interpretó como cercana a la del rey Salman. En contraste, el príncipe heredero Mohammed bin Salman ha mostrado más disposición a tratar de forma discreta con Israel para hacer frente a su rival común, Irán, e impulsar la inversión extranjera en el reino.

El príncipe Turki hizo sus declaraciones después de que Bahrein y Emiratos írabes Unidos iniciaran un proceso hace poco para normalizar las relaciones y establecer lazos con Israel.

Arabia Saudí ha insistido en que cualquier normalización entre Riad e Israel sólo ocurrirá acompañada de un acuerdo de paz duradero que incluya una solución de dos estados para el conflicto israelí-palestino.

Riad mantiene públicamente su apoyo a la Iniciativa írabe de Paz, un acuerdo impulsado por Arabia Saudí en 2002 que ofrece entablar lazos plenos con Israel con todos los estados árabes a cambio de reconocer un estado palestino en territorio capturado por Israel en 1967.

El ministro israelí de Exteriores Gabi Ashkenazi, que habló inmediatamente después del príncipe Turki, dijo: Querría expresar mi consternación por los comentarios del representante saudí.

No creo que reflejen el espíritu y los cambios que se están produciendo en Oriente Medio, añadió.