Falsedades sobre elección en EE.UU dejarán cicatrices

algo imposible que nunca sucedió, dice la compañía, una conclusión confirmada por la agencia federal que supervisa la seguridad electoral.

algo imposible que nunca sucedió, dice la compañía, una conclusión confirmada por la agencia federal que supervisa la seguridad electoral.

Mientras tanto, en demandas, tuits y mensajes en Facebook, la campaña de Trump comenzó a nombrar a votantes en Georgia, Nevada y Michigan que de acuerdo con ellos estaban muertos. Entre ellos estaba la señora de James E. Blalock, una viuda de Georgia que se registró para votar con su nombre de casada y que está viva.

En Georgia, donde Biden ganó, otra denuncia falsa de que las computadoras borraron votos de Trump o que boletas fueron lanzadas a la basura inundaron las redes sociales. Republicanos, incluyendo el presidente, acusaron al secretario de estado de Georgia, el republicano Brad Raffensperger, de ser un mentiroso que no descartó votos ilegales en el estado.

Existen aquellos que están explotando las emociones de muchos partidarios de Trump con acusaciones fantásticas, verdades a medias, desinformación y, francamente, están engañando también al presidente, al parecer, dijo Raffensperger el lunes.

Las plataformas de las redes sociales han tratado de reducir el alcance de algunas de esas falsedades. Desde las elecciones, Twitter ha marcado más de 100 de los tuits de Trump sobre la votación, algo que prohibió que muchos compartiesen, comentasen o creasen enlaces a los tuits. Facebook ha etiquetado los mensajes engañosos de Trump, pero no ha limitado la capacidad de los usuarios de diseminar falsedades en su plataforma. El miércoles, Trump usó Twitter y Facebook para una diatriba de 46 minutos con declaraciones engañosas sobre la elección a sus 100 millones de seguidores en las dos plataformas.

Una mayoría considerable de los partidarios de Trump siguen pensando que la elección fue robada. Un sondeo el mes pasado por la Universidad Monmouth encontró que casi una tercera parte de los estadounidenses y más de 75% d ellos partidarios de Trump piensan que Biden ganó solamente con fraude.

Myra C. Ruiz, de 77 años, es una de esos que piensa que a Trump le robaron la elección.

Oí hace dos días que Trump dijo que no perdió la elección, que se le quitaron, dijo Ruiz, que vive en Nueva Orleáns.