España: ministra condena chats de militares de ultraderecha

La ministra de Defensa de España ha pedido a los fiscales que investiguen chats filtrados de militares retirados que supuestamente hablan de fusilar a sus adversarios políticos y elogian al difunto ...

La ministra de Defensa de España ha pedido a los fiscales que investiguen chats filtrados de militares retirados que supuestamente hablan de fusilar a sus adversarios políticos y elogian al difunto dictador Francisco Franco.

Los mensajes de un grupo privado de Whatsapp fueron publicados por el sitio noticioso Infolibre. Según trascendidos, los autores son miembros de la promoción de la Academia de la Fuerza Aérea que inició su formación en 1963, cuando Franco gobernaba el país.

Algunos de ellos estaban entre las decenas de oficiales retirados que en una carta al rey Felipe VI el mes pasado criticaron el gobierno de coalición izquierdista. Las cartas al monarca empleaban el lenguaje de la ultraderecha y expresaban inconformidad con el gobierno socialcomunista del presidente Pedro Sánchez y sus acuerdos con partidos separatistas en el parlamento.

Ni el rey ni el palacio real hicieron declaraciones sobre la carta.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, dijo el jueves que las cartas y los chats son condenables y no representan la posición de las fuerzas armadas.

Hay algunos que, embozados en una condición de militares que ya no tienen, únicamente quieren o bien poner en una situación complicada al Jefe del Estado, o bien mancillar el nombre de las Fuerzas Armadas, dijo Robles a la prensa.

Según Infolibre, uno de los participantes del chat dijo, hablando de los activistas que abogan por la independencia de Cataluña, que "no queda más remedio que empezar a fusilar a 26 millones de hijos de puta.

Otro participante del chat se refiere a Franco, que encabezó la rebelión militar que dio lugar a la Guerra Civil Española de 1936-1939 y luego gobernó como dictador hasta su muerte, como el Irrepetible.

Las fuerzas armadas fueron la columna vertebral del régimen franquista hasta la muerte del dictador en 1975. La transición a la democracia fue pacífica y no realizó una purga generalizada de las filas militares como hicieron otros países al salir de regímenes autoritarios.

En 1981, un intento de golpe de estado por unos pocos efectivos de una fuerza policial paramilitar finalizó cuando el entonces rey Juan Carlos, padre de Felipe, los condenó en un discurso por la televisión nacional.