Armada israelí recibe buque alemán de última generación

desde mantener nuestra superioridad naval en el área hasta proteger las plataformas de gas y las rutas de comercio e importaciones a Israel, dijo el presidente Reuven Rivlin en la ceremonia de bienve...

desde mantener nuestra superioridad naval en el área hasta proteger las plataformas de gas y las rutas de comercio e importaciones a Israel, dijo el presidente Reuven Rivlin en la ceremonia de bienvenida.

Los navíos, de la serie Saar 6, encabezarán las labores de Israel para proteger su zona económica exclusiva de 320 kilómetros (200 millas). La industria de gas natural está en el centro de esos esfuerzos.

Más de una década después de haber descubierto considerables reservas de gas en sus costas del Mediterráneo, Israel actualmente genera alrededor del 60% de su electricidad a partir del gas natural, de acuerdo con la empresa nacional de electricidad, y ha comenzado a exportar gas a sus vecinos Jordania y Egipto. Israel trabaja además en un proyecto con Grecia y Chipre con la esperanza de crear un gasoducto hacia Europa.

Con tanto en juego, la milicia extremista islámica libanesa Hezbollah ha identificado las instalaciones gaseras israelíes como blancos importantes. Israel se toma esas amenazas muy en serio. Durante una guerra de un mes con Hezbollah en 2006, un misil crucero lanzado por Hezbollah contra un Saar 5 israelí mató a cuatro soldados.

Los nuevos barcos están equipados con radares más modernos y poderosos y otros sistemas electrónicos y maniobran mucho mejor en mares agitados que sus predecesores. Los navíos de 90 metros (295 pies) de eslora están equipados con cohetes y sistemas de defensa antimisiles, misiles antiaéreos y antinavales, torpedos y una plataforma de lanzamiento mejorada para los nuevos helicópteros israelíes.

Detrás de mí está una de las máquinas de guerra más avanzadas del mundo, que significa un gran salto adelante en la capacidad de las fuerzas armadas israelíes para garantizar nuestra fortaleza en el mar y en las operaciones navales, dijo el jefe de las fuerzas de defensa, teniente general Aviv Kohavi.

Israel acordó la adquisición de los navíos en 2005 en un contrato por 430 millones de euros (480 millones de dólares en ese momento), con el gobierno alemán cubriendo una cuarta parte del costo.

Varios empresarios israelíes, incluyendo un aliado cercado del primer ministro Benjamin Netanyahu, están acusados de corrupción en conexión con la compra de los barcos y submarinos del conglomerado alemán ThyssenKrupp.