China: demanda por acoso sexual llega a corte tras 2 años

Una mujer china que inició una demanda por acoso sexual contra un conductor de televisión expresó entre aplausos de sus seguidores frente a un tribunal el miércoles la esperanza de que su caso ali...

Una mujer china que inició una demanda por acoso sexual contra un conductor de televisión expresó entre aplausos de sus seguidores frente a un tribunal el miércoles la esperanza de que su caso aliente a otras víctimas de violencia de género en un sistema que les da escasas opciones para denunciar.

Zhou Xiaoxuan habló antes de una audiencia para su demanda, la cual llegó a la corte con dos años de demora y refleja las dificultades que tienen las mujeres chinas para denunciar el abuso sexual a pesar de la extensión global del movimiento #MeToo.

Zhou, de 27 años, acusa a Zhu Jun, un popular conductor de la televisión estatal, de besarla contra su voluntad en 2014. Pide una disculpa pública y 50.000 yuanes (7.600 dólares) en daños.

Zhu rechazó la acusación y demandó a Zhou por difamación.

Aunque finalmente no obtengamos una victoria judicial, mientras podamos demostrar a mucha gente que hay gente como yo, víctimas de la violencia de género, eso solo es una especie de victoria, dijo Zhou frente al Tribunal Popular del distrito de Haidian en Beijing.

No se esperaba un veredicto para este miércoles.

El movimiento #MeToo despegó en China cuando una estudiante universitaria en Beijing acusó públicamente a su profesor de abuso sexual.

El movimiento global ha alentado el activismo en China, pero en momentos en que el gobierno del presidente Xi Jinping ajusta los controles y reprime el disenso.

Las mujeres que denuncian enfrentan censura y presiones. El movimiento ha obtenido escasas victorias y fue apenas en 2019 que se sumó el acoso sexual como fundamento para iniciar una demanda.

En una de las escasas victorias, una mujer que uso el alias Liu Li ganó una demanda contra su antiguo jefe en julio. El jefe, en la ciudad occidental de Chengdu, tuvo que disculparse públicamente, pero ésa fue la única pena.

La policía se llevó a videógrafos de agencias noticiosas extranjeras poco después de que Zhou efectuara su declaración. El motivo no estaba claro.