Quiebran tradicionales empresas minoristas británicas

El futuro de unos 25.000 empleos minoristas en Gran Bretaña está en peligro después que la quiebra de dos negocios de larga tradición dejó al desnudo la fragilidad del sector frente a la pandemia...

El futuro de unos 25.000 empleos minoristas en Gran Bretaña está en peligro después que la quiebra de dos negocios de larga tradición dejó al desnudo la fragilidad del sector frente a la pandemia de coronavirus.

Debenhams, la cadena de tiendas por departamentos fundada hace 242 años, dijo el martes que los administradores decidieron empezar a liquidar las operaciones después que un posible comprador de la empresa desistió del negocio. Con ello 12.000 trabajadores quedarán en la calle si no aparece un comprador, como parece probable.

Fue el segundo golpe terrible que sufrió el sector en pocas horas: Arcadia Group, el imperio minorista del multimillonario Philip Green, se acogió a la quiebra el lunes por la noche.

Las dos cadenas se disponen a reabrir sus puertas en Inglaterra el miércoles, tras casi un mes de cierre de los negocios considerados no esenciales, como la venta de ropa.

En el caso de Debenhams, se prevé que la reapertura de sus 124 tiendas no dure mucho aunque los administradores dijeron que seguirán buscando ofertas para todas las partes del negocio mientras inician la venta de acciones y la liquidación.

Las marcas de Arcadia, que incluyen Burton, Miss Selfridge y Topshop, podrían tener futuro, y los administradores buscan compradores para la empresa en todo o en partes.

Los expertos dicen que la pandemia y sus restricciones explican solo en parte los problemas de las empresas. Ambas han tenido dificultades para responder a la competencia creciente de rivales de bajo costo como Primark o negocios online como ASOS y Bohoo.

Parece un triste final para Debenhams, cuya historia se remonta a 1778 cuando William Clark abrió una tienda de telas, sombreros de mujer, guantes y parasoles en el West End de Londres. En 1813, William Debenham invirtió en el negocio, que pasó a llamarse Clark & Debenham. Para 1950, bajo su nuevo nombre de Debenhams, era una de las tiendas por departamentos más grandes del Reino Unido.