Gobierno y Asamblea salvadoreños chocan por asignar recursos

Con los votos de los partidos opositores, la Asamblea Legislativa de El Salvador reformó el jueves un decreto legislativo para entregar recursos a las 262 alcaldías del país, pagar pensiones a los ...

Con los votos de los partidos opositores, la Asamblea Legislativa de El Salvador reformó el jueves un decreto legislativo para entregar recursos a las 262 alcaldías del país, pagar pensiones a los veteranos de guerra y asignar fondos para concluir las obras que desarrolla el Convenio del Reto del Milenio.

Sin embargo, el presidente salvadoreño Nayib Bukele rechazó la decisión de los diputados y adelantó que vetará el decreto porque es inconstitucional, ya que la Asamblea Legislativa no tiene facultad para asignar fondos sin el aval de Hacienda.

Bukele, que reaccionó en su cuenta oficial de Twitter, agregó: Además este decreto legislativo no será ley hasta que tenga la firma del presidente, cosa que no tendrá, ya que no solo es IMPOSIBLE DE EJECUTAR, sino que además es evidentemente inconstitucional.

Un decreto previo que fue aprobado en mayo contemplaba mil millones de dólares en emisión de bonos, de los cuales 600 millones son para ayudar a los microempresarios afectados por la pandemia para reactivar sus empresas y 400 millones para gasto corriente del gobierno.

Con la reforma del jueves, los diputados asignan 288,2 millones de dólares para las 262 alcaldías, en su gran mayoría gobernados por los partidos de oposición; 50 millones para concluir las obras de FOMILENIO II, un programa destinado a mejorar el clima de inversiones para el crecimiento económico y reducción de la pobreza; 16 millones para pagar pensiones a los veteranos de guerra y 45,8 millones para pago a proveedores del sector privado.

La Corporación Reto del Milenio advirtió en un comunicado publicado en los periódicos locales que, si no se aprobaban los fondos, FOMILENIO II se verá obligado a cancelar los contratos de al menos 5 obras emblemáticas, las cuales quedarían inconclusas con el agravante que, en vez de gozar nuevamente del prestigio de terminar con éxito un segundo convenio, El Salvador pasaría a la lista de países que no pueden honrar sus compromisos, aún en programas bilaterales de cooperación.

El programa FOMILENIO II, es financiado con 277 millones de dólares donados por la Corporación Reto del Milenio (MCC) de Estados Unidos y un aporte total de 88,2 millones del gobierno salvadoreño. Inició en septiembre de 2015 y estaba programado para finalizar el 9 de septiembre de 2020, pero se prorrogó por la pandemia. Al 30 de junio de 2020, se había desembolsado el 72% de los fondos de MCC, pero faltaba el ultimo aporte de El Salvador.

Durante el debate, el diputado Guillermo Gallegos, de la Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA) que con 10 diputados apoyan a Bukele, advirtió que los fondos que están repartiendo en este momento ya no están en la Asamblea Legislativa, el 16 de octubre de este año, el ministro de Hacienda retiró la propuesta que había presentado, los fondos están en el FIDEICOMISO BANDESAL, es decir, el Banco de Desarrollo de El Salvador.

Por su parte, el diputado Carlos Reyes, jefe de la bancada del derechista partido Alianza Republicana Nacionalista (Arena) advirtió que si lo expresado por el diputado Gallegos es cierto, significa que el ministro (de Hacienda) ha malversado fondos y agregó que el pueblo salvadoreño se los va a reclamar si no llegan a ratificar este decreto.