Debate presidencial: ¿Botón silenciador llegó para quedarse?

Ya pasaron casi dos meses y Chris Wallace no ha vuelto a ver el desastroso primer debate presidencial entre Donald Trump y Joe Biden que él moderó.

Ya pasaron casi dos meses y Chris Wallace no ha vuelto a ver el desastroso primer debate presidencial entre Donald Trump y Joe Biden que él moderó.

No sé si alguna vez lo veré, declaró Wallace, conductor de Fox News Sunday.

La Universidad George Washington reunió a los miembros de la Comisión de Debates Presidenciales y a los moderadores de los tres debates que hubo para hablar sobre lo acontecido el lunes por la noche. Sacaron dos conclusiones principales: El aumento en el voto por adelantado hace aconsejable que los debates se hagan un poco más temprano y el botón para callar a un candidato desbocado llegó probablemente para quedarse.

El primer debate fue escandaloso e incómodo para la comisión, que canceló el segundo de los tres debates entre Trump y Biden porque el presidente se negó a hacerlo en forma remota luego de que se le diagnosticase el COVID-19. Trump y sus partidarios dijeron que la comisión bipartidista estaba prejuiciada a favor de Biden.

Uno de los directores de la comisión, Kenneth Wollack, por su parte, sostuvo que no hay ni una onza de partidismo en las decisiones que toma ese organismo.

Una decisión, muy discutida a nivel interno, fue la de silenciar los micrófonos de Trump y Biden durante los dos minutos que tenía el rival para responder preguntas.

La comisión dijo que esa no era una regla nueva y que solo estaba haciendo cumplir algo que los candidatos habían aceptado de antemano. La medida fue forzada por las constantes interrupciones de Trump cuando hablaba Biden en el primer debate, en lo que pareció un esfuerzo por hacerle perder el control.

Kristen Welker, la moderadora de NBC que se benefició del botón silenciador, dijo que estaba muy satisfecha con el resultado de la medida. La comisión analizará si sigue usando ese recurso en el futuro, según Frank Fahrenkof, otro codirector de la comisión.

Wallace dijo que le hubiera gustado intervenir antes para pedir una pausa y tratar de convencer a los candidatos de que se comportasen a la altura.

Después de 15 minutos me di cuenta de que tenía un problema y de que el país tenía un problema, expresó.

Agregó que la estrategia de Trump fue muy mala porque se hizo evidente que el que salía más perjudicado era él. Fahrenkof opinó que el desempeño de Trump ese día fue un factor clave en su derrota electoral.

Para bien o para mal, creo que el primer debate fue un momento muy esclarecedor, dijo Wallace.

Susan Page, de USA Today y quien moderó el debate entre los candidatos a la vicepresidencia Mike Pence y Kamala Harris, dijo que la descolocó el tiempo que se tomaban para responder y la forma en que evitaban los temas delicados, que le impidieron insistir con las preguntas. Dijo que si volviese a enfrentar la misma situación, intervendría más firmemente para interrumpir a Pence.

Los moderadores compartieron la forma en que se prepararon. Welker, quien fue muy elogiada por el último debate, se desentendió de sus actividades cotidianas en NBC para prepararse. Indicó que habló con gente de todo el país, incluidos muchos indecisos.

Eso me dio una idea de qué era lo que le importaba a la gente, manifestó. No quería que fuese un típico debate de Washington.

Fahrenkopf dijo que recomendaría a los televidentes que, apenas concluido un debate, apagasen sus televisores y no escuchasen a los analistas que opinaban acerca de lo sucedido.

Me parece un consejo muy malo, respondió Wallace, quien hace de analista cuando no es moderador.