Controversia en Gran Bretaña por corte de ayuda exterior

y de organizaciones humanitarias.

y de organizaciones humanitarias.

La organización Save the Children dijo que estaba profundamente decepcionada por el recorte y advirtió que significaría 100.000 vidas no salvadas mediante la inmunización y un millón de niños menos que reciben apoyo a través de la educación.

El principal ejecutivo de la organización, Kevin Watkins, dijo que el gobierno violó su promesa a la gente más necesitada del mundo, y dañó la reputación británica de liderazgo en el escenario mundial cuando le tocará ser anfitrión de la Conferencia sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas en 2021.

El arzobispo de Canterbury, Justin Welby, dijo que la decisión era vergonzosa y equivocada y exhortó a los legisladores a rechazarla en bien de los más pobres y la reputación e interés del propio Reino Unido.