UE pide a políticos de Bosnia superar las divisiones étnicas

que luchaban los el control tras la disolución de la antigua Yugoslavia.

que luchaban los el control tras la disolución de la antigua Yugoslavia.

Más de 100.000 personas murieron en ese conflicto, en su mayoría bosnios y cerca de dos millones, más de la mitad de la población de Bosnia, se vieron obligados a abandonar sus hogares durante el conflicto.

Si bien el acuerdo puso fin al derramamiento de sangre, al mismo tiempo formalizó las divisiones étnicas en Bosnia al imponer una complicada y fragmentada estructura de Estado compartida mediante débiles instituciones públicas.

A lo largo de los años, el complejo sistema gubernamental del país ha permitido que las elites etnonacionalistas se apoderen de todos los niveles de gobierno y saqueen las arcas públicas con impunidad, usando la misma retórica que condujo a la guerra.

La Unión Europea aceptó la solicitud de membresía que hizo Bosnia en 2016, pero el gobierno no ha implementado las profundas reformas estructurales necesarias para que el país pueda avanzar en el proceso de incorporarse al bloque. La UE espera ver cambios en la manera en que operan el sistema judicial y económico de Bosnia, intensifique sus esfuerzos para combatir la corrupción y el respeto de los derechos humanos, entre otras reformas.

Las prioridades de la UE son compartidas en su mayoría por la población bosnia, pero continúan siendo ignoradas por sus líderes étnicos bajo la sombra de la retórica nacionalista.

Después de reunirse con miembros de la presidencia tripartita del país, Borrell dijo que el futuro de Bosnia es europeo, pero que para poder llegar a ese punto, las autoridades deben intensificar sus esfuerzos para cumplir las reformas prioritarias.