Análisis: El silencio republicano valida el juego de Trump

y dejar que el tiempo siga su curso.

y dejar que el tiempo siga su curso.

Es una estrategia que han utilizado durante toda su presidencia, manteniéndolo cerca para no alienar a sus partidarios, a quienes necesitan para sus propias reelecciones, pero sin implicarse demasiado cuando pone a prueba las normas cívicas de la nación.

Ante los balotajes que se celebrarán en Georgia en enero y que podrían decidir el control del Senado, los republicanos confían en que los seguidores de Trump acudan a votar.

El líder de la mayoría en la cámara alta, Mitch McConnell, trató de presentar la extraordinaria semana como algo habitual.

En todas las elecciones presidenciales pasamos por este proceso", afirmó. Lo que todos decimos sobre esto es irrelevante".

McConnell dijo en su día que cuando se produzcan las certificaciones estatales, si ocurren, las elecciones terminarán.

Una de las bellezas del sistema electoral estadounidense es que tenemos 50 formas distintas de realizarlas", dijo. Las decisiones sobre cómo terminan unas elecciones ocurren en 50 sitios distintos.

La oficina de Kevin McCarthy, el líder de los republicanos en la Cámara de Representantes, se remitió a sus comentarios de principios de mesana cuando aseguró que los estados deberían finalizar su trabajo.

Mientras, el conteo estatal no se detiene.

Georgia certificó sus resultados el viernes y tras un recuento manual determinó que Biden ganó por un margen de 12.670 votos, el primer candidato presidencial demócrata que se impone allí desde 1992. Está previsto que Michigan certifique sus resultados el lunes, y Pensilvania poco después.

Los electores deberán presentar sus votos el 6 de enero, dos semanas antes de la ceremonia de toma de posesión el 20 de enero.

___

Nota del editor: Lisa Mascaro cubre información sobre el Congreso de Estados Unidos desde 2010. Está en Twitter en https://twitter.com/LisaMascaro