Biden cumple 78 años; será el presidente más viejo de EEUU

se transmite más claramente a través del prisma de gobernar que en el caos de la campaña, dijo.

se transmite más claramente a través del prisma de gobernar que en el caos de la campaña, dijo.

La retórica del gobierno, a diferencia de la retórica de las campañas, es colaborativa más que de enfrentamiento", dijo Ott.

La edad relativamente avanzada de Biden también le da mayor importancia a la calidad de su personal, dijo Baker. La elección de la senadora Kamala Harris, casi 20 años más joven que él, como su compañera de fórmula es un reconocimiento a su problema de edad. Biden se ha descrito a sí mismo como un presidente de transición, pero no ha descartado postularse para un segundo mandato.

Ha hecho un buen trabajo al hacer saber desde el primer día que ella está lista para asumir el trabajo, dijo Baker. Ella tiene que estar en las imágenes que salen de la Casa Blanca. También tienen que, en términos de sus mensajes, resaltar su inclusión en cualquier tema o debate importante que esté ocurriendo en la Casa Blanca.

Biden, en una entrevista en septiembre con CNN, prometió ser totalmente transparente sobre todas las facetas de su salud si era elegido, pero no ha dicho cómo lo hará.

La campaña ha argumentado que Biden no es un septuagenario promedio.

Su médico, el doctor Kevin O™Connor, en un informe médico publicado por la campaña en diciembre pasado, describió a Biden como saludable, vigoroso... apto para ejecutar con éxito los deberes de la Presidencia, incluidos los de jefe del ejecutivo, jefe de Estado y comandante en jefe.

En 1988, Biden sufrió dos aneurismas cerebrales que pusieron en peligro su vida, una experiencia que según escribió en sus memorias lo convirtió en el tipo de hombre que quiero ser. O™Connor señaló además en su informe que el presidente electo tiene un ritmo cardíaco irregular, pero que no ha requerido ningún medicamento u otro tratamiento. También se le extirpó la vesícula biliar en 2003.

En un artículo publicado en septiembre por un grupo de investigadores en el Journal on Active Aging, se concluyó que tanto Biden como Trump no envejecen como el resto de las personas y que es probable que sobrevivan a sus contemporáneos estadounidenses y mantengan su salud más allá del final del próximo mandato presidencial.