Trump lanza última ofensiva de campaña en estados cruciales

El presidente Donald Trump pone a prueba final si las grandes multitudes que a menudo asisten a sus actos políticos se traducirán en votos, en las 48 horas de la recta final de su campaña por la re...

El presidente Donald Trump pone a prueba final si las grandes multitudes que a menudo asisten a sus actos políticos se traducirán en votos, en las 48 horas de la recta final de su campaña por la reelección que incluye una vertiginosa realización de eventos en estados cruciales que podrían decidir la contienda.

El presidente realizará el domingo cinco presentaciones en cinco estados solamente. Efectuará siete más el lunes para poner fin al último día completo de campaña.

Abajo en las encuestas y en desventaja financiera frente a su rival demócrata, Joe Biden, Trump está recurriendo a presentaciones que ayuden a mantener vivo su mensaje frente al electorado.

Sin embargo, se desconoce si esas apariciones ampliarán su atractivo más allá de sus posibles votantes. Y existe el peligro de que con las multitudes que asisten a sus actos -a menudo sin mascarillas- se profundice la pandemia cuando aumentan los casos de coronavirus en Estados Unidos.

Sin embargo, Trump que aun saborea su sorpresiva victoria al final en la campaña de 2016, considera su maestría escénica un elemento central de su atractivo de intruso que confía vuelva a repetirse este año.

Permítanme preguntarles, ¿hay algún lugar mejor donde estar en cualquier momento y cualquier parte que un acto político de Trump?, preguntó el presidente a una gran multitud en Butler, Pensilvania, que le respondió con una estruendosa aprobación.

Cuando ya han sido depositados más de 91 millones de votos, Trump y Biden ya no tienen tiempo para reconfigurar su contienda. En su lugar, están concentrándose en sus bases de simpatizantes y garantizar que cualquier posible simpatizante haya votado ya o tenga pensado hacerlo en persona el martes.

Para Biden, esto significa prestar gran atención a los electores negros que son parte critica de la coalición que necesita para ganar. Su equipo tiene confianza en la popularidad de Biden entre las mujeres, electores universitarios y aquellos que viven en los suburbios.

Sin embargo, algunos demócratas están preocupados de que los electores no blancos pudieran no estar entusiasmados con Biden y no acudan a las urnas para apoyarlo, lo que podría ser devastador en los estados cruciales como Pensilvania y Michingan, donde la contienda está muy reñida.