Policía muere en un atentado en región indígena de Chile

Un suboficial de la policía murió baleado el viernes durante una emboscada en una localidad indígena de la conflictiva región de La Araucanía, en el sur de Chile, caracterizada por ataques violen...

Un suboficial de la policía murió baleado el viernes durante una emboscada en una localidad indígena de la conflictiva región de La Araucanía, en el sur de Chile, caracterizada por ataques violentos en ocasiones reivindicados por grupos que demandan la devolución de tierras.

El ministro del Interior, Víctor Pérez, dijo que el cabo Eugenio Nain Caniumil, de 24 años y padre de dos hijos, fue asesinado por violentistas que quieren destruir el país. Precisó que el policía participaba en un procedimiento y cuando regresaba junto a su unidad se encontró con un grupo de violentistas que le dispararon y atravesaron la garganta. Hasta el momento nadie se ha atribuido el ataque.

Cristián Paredes, fiscal regional de La Araucanía, dijo a la prensa que el agente recibió el impacto mientras conducía un vehículo policial. Estamos en presencia de una emboscada, añadió.

El subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, declaró que la emboscada habría sido frente a una barricada en la ruta, carabineros (policía uniformada) despejaron y fueron atacados con armas de fuego.

Desde hace décadas en la región de La Araucanía, 700 kilómetros al sur de Santiago, se producen ataques violentos que incluyen incendios de camiones forestales y maquinaria agrícola. En ocasiones los ataques son reivindicados por grupos radicales de la etnia mapuche que exigen la devolución de las tierras de sus ancestros.

A fines de agosto y comienzos de septiembre un gremio de camioneros realizó una huelga de una semana en reclamo de mayor seguridad. El gobierno del centroderechista presidente Sebastián Piñera accedió a la mayoría de sus demandas.

Los mapuches representan el 10% de los 19 millones de chilenos y la mitad de ellos vive en comunidades rurales pobres en La Araucanía. Algunos sectores indígenas exigen la restitución de las tierras que sus antepasados ocupaban a la llegada de los conquistadores españoles, que nunca pudieron dominarlos. Sus descendientes fueron sometidos en el siglo XIX por las armas del Estado chileno.