Merkel avisa a Alemania de "invierno difícil" por el virus

Angela Merkel dijo el jueves a los alemanes que tienen por delante un invierno difícil mientras el número de contagios de coronavirus reportados en el país alcanza un nuevo máximo.

Angela Merkel dijo el jueves a los alemanes que tienen por delante un invierno difícil mientras el número de contagios de coronavirus reportados en el país alcanza un nuevo máximo.

La canciller intervino en el Parlamento un día después de acordar, junto a los gobernadores de los 16 estados del país, restricciones más duras para frenar la propagación del virus, incluyendo el cierre de bares y restaurantes, nuevos límites a los contactos sociales y la prohibición de conciertos y otros eventos públicos.

Según la agencia alemana para el control de enfermedades, las autoridades de salud locales reportaron 16.774 nuevos positivos por COVID-19 en el último día, acercando el total nacional al medio millón de casos desde el inicio del brote. El Instituto Robert Koch registró además 89 muertes más que elevaron el cómputo total a 10.272.

Merkel dijo a los legisladores que Alemania está en una situación dramáticaa medida que avanza el invierno, que indicó que serán cuatro largos y difíciles meses. Pero terminará.

Las autoridades alemanas no tuvieron más opción que reducir drásticamente las reuniones sociales dado que tres cuartos de los contagios confirmados en el país ya no pueden rastrarse, agregó.

Si esperamos hasta que las UCIs estén llenas será demasiado tarde", afirmó la mandataria.

Merkel apuntó que el debate democrático sobre las restricciones del virus era importante, pero criticó a quienes señalan que el ejecutivo está exagerando la amenaza del virus.

Las mentiras y la desinformación, las conspiraciones y el odio dañan no solo el debate sino también la batalla contra el virus", dijo. Este no es solo un debate democrático que depende de nuestra relación con los hechos y la información, las vidas humanas dependen de él".

El líder de la oposición, Alexander Gauland, del partido de ultraderecha Alternativa para Alemania, respondió al discurso de la canciller acusando al gobierno de realizar propaganda de guerra y comparó la pandemia con el tránsito, afirmando que la sociedad acepta también un cierto número de muertos en siniestros de coche.