Clima templado ayuda en lucha antiincendios en California

Un clima más templado el miércoles ayudó a los bomberos a luchar contra dos incendios que han obligado a la evacuación de casi 100.000 habitantes del sur de California.

Un clima más templado el miércoles ayudó a los bomberos a luchar contra dos incendios que han obligado a la evacuación de casi 100.000 habitantes del sur de California.

Las autoridades levantaron algunas órdenes de evacuación el martes, al ceder los vientos y al contenerse un poco los incendios que ardían en las boscosas colinas que rodean los centros urbanos en el condado Orange. Más personas recibirán permiso de regresar a sus casas en las próximas horas.

Con un clima más favorable, los equipos antiincendios tendrán oportunidades de controlar mejor las llamas, indicó en un comunicado el Departamento de Bosques y Protección contra Incendios de California.

El incendio Silverado estalló la madrugada del lunes en medio de fuertes vientos cerca de Irvine, una ciudad 280.000 habitantes a 56 kilómetros (35 millas) al sur de Los íngeles.

Esa conflagración y otra apodada Blue Ridge justo al norte, que estalló unas horas después cerca de la ciudad de Yorba Linda, llevó a la evacuación de miles de residentes. Por lo menos 10 viviendas resultaron dañadas por el fuego.

Los expertos estiman que el cambio climático se ha convertido en un factor de los incendios de California, pues los árboles y plantas están más secos y por lo tanto son más inflamables. Usualmente octubre y noviembre es la temporada de incendios, pero han estallado 8.600 fuegos en el estado, que han devastado un territorio récord de 16.600 kilómetros cuadrados (6.400 millas cuadradas) y han destruido unas 9.200 viviendas, negocios y otras estructuras. Un total de 31 personas han muerto.

Dos bomberos que batallaban contra el incendio Silverado están en el hospital en condición crítica tras sufrir quemaduras graves por todo el cuerpo, informó el jefe de bomberos del condado Orange, Brian Fennessey. Otros tres bomberos resultaron lastimados también, pero de menor gravedad.

En cierto momento los vientos eran tan intensos que volcaron tractores y obligaron a suspender los vuelos de las avionetas lanzaaguas. El martes los vientos cedieron, y el servicio de meteorología pronosticó que esa tendencia se mantendrá el resto de la semana.

___

Contribuyeron a esta nota los corresponsales Christopher Weber en Los íngeles y Olga R. Rodriguez en San Francisco.