El huracán Zeta avanza hacia la castigada costa de EEUU

El huracán Zeta se dirigía a toda velocidad hacia la GOLPEADA Luisiana y se espera que toque tierra el miércoles por la tarde justo al sur de Nueva Orleans, donde una falla en el sistema de bombeo ...

El huracán Zeta se dirigía a toda velocidad hacia la GOLPEADA Luisiana y se espera que toque tierra el miércoles por la tarde justo al sur de Nueva Orleans, donde una falla en el sistema de bombeo ha aumentado el riesgo de inundaciones de la ciudad.

Se esperaba una marea de tormenta con peligro de causar muertes y fuertes vientos que comenzarían alrededor del mediodía a lo largo de la costa de Estados Unidos en el Golfo de México, donde los residentes se preparaban para la 27ª tormenta con nombre de una temporada de huracanes del Atlántico históricamente muy activa.

Luisiana ha tenido lo peor: ya ha sido golpeada por dos tormentas tropicales y dos huracanes en lo que va de la temporada. Nueva Orleans ha estado en la zona de alerta de posibles ciclones tropicales siete veces este año.

No creo que vayamos a tener tanta suerte con este, dijo el director de emergencias de la ciudad, Colin Arnold.

Zeta recuperó el miércoles la categoría de huracán tras pasar sobre la península mexicana de Yucatán.

Las alertas de huracán cubrían desde Morgan City, Luisiana, y a lo largo de la costa de Mississippi hasta la línea divisoria con Alabama. La alerta de huracán en la costa de la franja noreste de Florida se amplió hacia el este hasta el límite entre los condados de Walton y Bay.

El huracán mostraba el miércoles por la mañana unos vientos máximos sostenidos de 150 kilómetros (90 millas) por hora, y tenía su centro 439 kilómetros (265 millas) al sur-suroeste de la desembocadura del Río Mississippi.

Se esperaba que el centro de Zeta llegara a la costa norte del Golfo de México y tomara tierra por la tarde en el sureste de Luisiana, según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos. El meteoro avanzaría por la noche cerca de la costa de Mississippi y cruzaría el sureste y este de Estados Unidos el jueves.

El gobernador de Luisiana, John Bel Edwards, pidió al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, una declaración de zona de desastre antes de la tormenta. Edwards, la gobernadora de Alabama, Kay Ivey, y el alcalde de Biloxi, Mississippi, Andrew FoFo Gilich, declararon emergencias. Trump declaró la emergencia en Luisiana el martes por la noche.

No hay duda de que hemos visto mucho este año, con el COVID y tantas amenazas y tantas tormentas, dijo Gilich en una nota de prensa, pero esta tormenta muestra que aún no lo hemos visto todo.

Mientras se acercaba la tormenta, las autoridades de Nueva Orleans anunciaron que una turbina que generaba energía para el envejecido sistema de bombas de drenaje de la ciudad se había averiado el domingo sin previsiones de una rápida reparación. Había suficiente energía para mantener las bombas en marcha si era necesario, pero eso dejaba a las autoridades con poca energía de reserva en caso de avería en otras turbinas, según explicaron funcionarios en una conferencia de prensa con la alcaldesa, LaToya Cantrell.

Las autoridades dijeron estar barajando opciones para conseguir energía y hacer reparaciones si surgieran otros problemas técnicos. Las previsiones apuntaban a entre 5 y 15 centímetros (de 2 a 6 pulgadas) de lluvia en la zona de Nueva Orleans. Las autoridades señalaron que se esperaba que Zeta se moviera relativamente deprisa, lo que podría reducir la amenaza de inundaciones.

Zeta batió el récord de la 27ma tormenta con nombre registrada más pronto en la temporada del Atlántico, superando a la registrada el 29 de noviembre de 2005. También es el 11mo huracán de la temporada. Una temporada media tiene seis huracanes y 12 tormentas con nombre.

La extraordinaria temporada de huracanes ha llamado la atención sobre el papel del cambio climático, que según los científicos provoca tormentas más húmedas, fuertes y destructivas.

Luisiana ha sufrido este año dos tormentas tropicales y dos huracanes: Laura, que dejó al menos 27 muertos a su paso en agosto, y Delta, que agravó los daños dejados por Laura al golpear la misma zona unas semanas después. Nueva Orleans ha estado en alerta por ciclones tropicales siete veces este año, pero por ahora todos se han desviado al este o al oeste.

No creo que vayamos a tener tanta suerte con esta, dijo el director de emergencias de la ciudad, Colin Arnold.

La llegada de otra tormenta aumentaba las preocupaciones para las personas evacuadas por los huracanes anteriores. El estado albergaba a unos 3.600 evacuados de Laura y Delta, la mayoría en hoteles de la zona de Nueva Orleans.

Estoy física y mentalmente cansada, dijo una afectada Yolanda Lockett, de Lake Charles, de pie ante un hotel de Nueva Orleans.

Entre tanto, mucha gente repetía de nuevo el indeseado ritual de preparativos en la costa.

En St. Bernard Parish, una localidad en la costa de Luisiana al este de Nueva Orleans, Robert Campo preparaba su puerto deportivo, otra vez, para la llegada de una tormenta.

Estamos cerrados cuatro o cinco días. Eso son cuatro o cinco días en los que nadie pesca. Son cuatro o cinco días en los que nadie atrapa langostinos. Son cuatro o cinco días en los que la economía no marcha, dijo.

___

Santana informó desde Shell Beach, Luisiana. Los periodistas de Associated Press Jay Reeves, en Birmingham, Alabama; Melinda Deslatte en Baton Rouge, Luisiana; Stacey Plaisance en Nueva Orleans; Seth Borenstein en Kensington, Maryland, y Gabriel Alcocer en Cancún, México, contribuyeron a este despacho.