Prohíben uso de mascarillas en comarca indígena en Panamá

y se recupera de coronavirus. Señaló que pidió una reunión entre los dos congresos de la Comarca Guna para que evalúen la medida y que tentativamente se celebraría a inicios de noviembre.

y se recupera de coronavirus. Señaló que pidió una reunión entre los dos congresos de la Comarca Guna para que evalúen la medida y que tentativamente se celebraría a inicios de noviembre.

En términos generales toda la población originaria del país ha estado siguiendo las indicaciones, del Ministerio de Salud, aseguró. La población originaria antes de que ocurriera el COVID-19 ha estado practicando la cuarentena, el cerco (sanitario).

Guna Yala, con decenas de comunidades y centenares de pequeñas islas en el Caribe de Panamá, cuenta con 34.000 pobladores. Es de las cinco comarcas la más golpeadas por la pandemia y hasta el lunes registraba un acumulado de 967 contagios y 36 defunciones, aparte de los muchos casos de gunas infectados en otras partes del país, dijo a la AP la directora regional de Salud en esa zona originaria, la doctora Wagayoguna Díaz.

El lunes se reportaron 35 casos nuevos en una decena de comunidades, detalló Díaz, quien aboga por un diálogo entre los líderes de la comarca, adonde se cree arribó temprano el virus llevado por visitantes a las playas. Panamá contabiliza más de 129.000 contagios y más de 2.600 muertos.

Palacio, un profesor de español de 56 años y quien estuvo casi un mes hospitalizado por COVID-19, dijo que la resolución probablemente es impulsada por el malestar entre los indígenas debido a que las autoridades médicas convencionales no reconocen la medicina botánica o ancestral de los originarios para tratar la enfermedad.

Eso ha dejado un sinsabor porque hay muchos pacientes que se curaron utilizando medicina botánica, aseguró. Además, hay un problema interno entre los líderes de los dos congresos guna, agregó.