La tormenta Zeta se forma cerca de Cuba y el caribe mexicano

La tormenta tropical Zeta se formó el domingo de madrugada cerca de la costa de Cuba y de la Península de Yucatán, batiendo un récord como la 27ma tormenta tropical del Atlántico registrada en un...

La tormenta tropical Zeta se formó el domingo de madrugada cerca de la costa de Cuba y de la Península de Yucatán, batiendo un récord como la 27ma tormenta tropical del Atlántico registrada en una temporada de huracanes ya histórica.

A las 8 de la mañana EDT, el centro del meteoro estaba unos 470 kilómetros (290 millas) al sur-sureste del extremo occidental de Cuba, según una alerta del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

El sistema tenía vientos máximos sostenidos de 65 kilómetros (40 millas) por hora y apenas se desplazaba, según los meteorólogos.

Se espera que el sistema se reorganice y se mueva hacia el norte-noroeste durante el domingo, evitando un impacto directo contra Cuba y la Península de Yucatán el lunes antes de entrar el martes en el Golfo de México.

Se emitió una alerta de tormenta tropical para Pinar del Río, Cuba, y una advertencia por tormenta tropical para Cozumel y entre Tulum y Río Lagartos, México. Se espera que Zeta se convierta en huracán a lo largo del día.

Zeta se convirtió en la 27ma tormenta registrada más pronto en la temporada de huracanes del Atlántico, batiendo el récord del 29 de noviembre de 2005, según el investigador de huracanes de la Universidad Estatal de Colorado Phil Klotzbach.

Este año ha habido tantas tormentas que el centro de huracanes ha recurrido al alfabeto griego para identificarlas después de agotar los nombres de la lista oficial.

Zeta podría llevar entre 10 y 20 centímetros (de 4 a 8 pulgadas) de lluvia a partes del Caribe, México, el sur de Florida y los Cayos de Florida durante el miércoles, según los meteorólogos. Algunos lugares podrían recibir hasta 30 centímetros (12 pulgadas) de agua.

Por su parte, el huracán Épsilon se movía deprisa a través del tramo norte del Océano Atlántico. Los expertos estimaban que se convertiría en ciclón postropical el domingo. Las grandes subidas del nivel del mar provocadas por el sistema podrían provocar olas y corrientes peligrosas en la costa este de Estados Unidos y la costa atlántica de Canadá durante los próximos días.