Asesor de Trump quiere que más países otorguen asilo

y a reanudar medidas distintivas del gobierno de Barack Obama, como proteger de la deportación a los llamados dreamers que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños, y enfocar las tareas de deport...

y a reanudar medidas distintivas del gobierno de Barack Obama, como proteger de la deportación a los llamados dreamers que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños, y enfocar las tareas de deportación en gente con antecedentes delictivos. Con la pandemia y otros problemas por resolver, no está claro qué tan dispuesto estará Biden a modificar todo lo que Trump ha hecho.

El portavoz de la campaña de Biden, Mike Gwin, en respuesta a los comentarios de Miller, destacó lo distintos que son los candidatos en materia de inmigración.

Vamos a ganar esta elección para que gente como Stephen Miller no tenga la oportunidad de escribir más políticas xenófobas que deshonran nuestros valores estadounidenses, dijo Gwin. A diferencia de Trump, el vicepresidente Biden sabe que los inmigrantes hacen a Estados Unidos más fuerte y ayudaron a construir este país, y como presidente se asegurará de que continúen desempeñando el papel vital que han tenido durante toda nuestra historia: enriqueciendo nuestras comunidades, impulsando nuestra economía y sirviendo a nuestra nación en uniforme.

Biden introducirá legislación dentro de sus primeros 100 días de gobierno para proporcionar un camino a la ciudadanía para las personas que se encuentran en el país ilegalmente, repondrá el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia para proteger a los jóvenes de la deportación y restaurará el compromiso histórico de Estados Unidos con los refugiados y los solicitantes de asilo, afirmó Gwin.

En el sitio web de su campaña, Biden ha guardado silencio acerca de los acuerdos migratorios que el gobierno de Trump alcanzó con Guatemala, Honduras y El Salvador el año pasado, pero dice que pondrá fin a políticas perjudiciales, incluyendo una iniciativa clave de Trump para hacer que los solicitantes de asilo aguarden en México mientras se procesan sus casos en las cortes estadounidenses de inmigración.

Funcionarios del gobierno han analizado añadir países de ífrica y Asia para crear una red global de acuerdos similares a los alcanzados con gobiernos centroamericanos. Guatemala, Honduras y El Salvador fueron presionados intensamente por Estados Unidos el año pasado para que aceptaran, y en ocasiones Trump los amenazó con cortarles la ayuda internacional.

Se podrían proponer acuerdos como esos a países que envían grandes números de solicitantes de asilo a Estados Unidos, tales como Camerún o China.

Trump, que hizo de la inmigración uno de los temas principales en su campaña de 2016, ha introducido múltiples regulaciones en los últimos meses que se prevé quedarán concluidas pronto después de incorporarles las observaciones del público. En gran medida versan sobre las restricciones al asilo.

Funcionarios del gobierno también examinan formas de poner fin a una lotería para conceder visas H-1B a trabajadores especializados, muchos de ellos en la industria de la tecnología, y remplazarla con otro método de selección. El máximo de visas H-1B que se emiten es de 85.000 al año.

Miller dijo que el gobierno continuaría con sus gestiones para redefinir los criterios de aceptación de inmigrantes legales, que en la actualidad están basados en gran medida en los vínculos familiares.

___

El periodista de The Associated Press Will Weissert contribuyó a este despacho desde Wilmington, Delaware.