Bolivia cierra cómputo electoral con amplia victoria de Arce

declaró que no reconocerá los resultados hasta que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) investigue supuestas irregularidades, dijo su presidente Rómulo Calvo. Asimismo, grupos de opositores al Movim...

declaró que no reconocerá los resultados hasta que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) investigue supuestas irregularidades, dijo su presidente Rómulo Calvo. Asimismo, grupos de opositores al Movimiento al Socialismo (MAS), el partido de Morales y Arce, salieron a las calles, pero las protestas eran aisladas.

El propio Mesa reconoció su derrota un día después de los comicios. El viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría, dijo que el gobierno no permitirá disturbios y que hará respetar los resultados.

Los observadores internacionales como la Organización de Estados Americanos (OEA), la Unión Europea y la ONU avalaron los comicios y descartaron un fraude.

Estas elecciones se dieron después de las anuladas el año pasado por presunto fraude, lo que ocasionó una convulsión política y social que dejó 36 personas fallecidas y la renuncia de Morales, quien se exilió a Argentina desde donde jugó un papel decisivo dirigiendo la campaña del MAS.

Los opositores han atribuido la derrota a la mala gestión de la presidenta interina Jeanine íñez, la crisis económica exacerbada por la pandemia del nuevo coronavirus y la falta de propuestas para enfrentarla, lo que abonó a favor a Arce que llegó con las credenciales de su exitosa gestión de la economía.

Con estas cifras, el MAS obtendría 94 de los 166 escaños de la Asamblea Legislativa, es decir, la mayoría en el Senado y en la Cámara de Diputados, pero no los dos tercios que le permitieron a Morales ignorar a la oposición durante su gobierno (2006-2019).

El gobierno de íñez anunció que coordinará con las nuevas autoridades la transición. Está previsto que Arce asuma inmediatamente la primera o segunda semana de noviembre tan pronto la nueva Asamblea Legislativa asuma sus funciones.