Puerto Rico: Molestia por cierre de servicio 911

El gobierno de Puerto Rico dijo el jueves que ha restaurado el servicio de emergencias 911, cuyo cierre el miércoles por la noche provocó a fuertes críticas para funcionarios acusados de no tomar l...

El gobierno de Puerto Rico dijo el jueves que ha restaurado el servicio de emergencias 911, cuyo cierre el miércoles por la noche provocó a fuertes críticas para funcionarios acusados de no tomar las precauciones necesarias durante la pandemia de coronavirus.

El secretario de seguridad pública Pedro Janer le dijo a The Associated Press que las llamadas al 911 estaban siendo dirigidas ahora a otras agencias en la isla, y añadió que dos centros dedicados de llamadas de emergencias estarían de nuevo en servicio para el domingo a más tardar.

Janer provocó un torbellino de confusión el miércoles por la noche cuando anunció que las infecciones de coronavirus en los centros de llamadas habían obligado a las autoridades a suspender el servicio de 911. Les dijo a los puertorriqueños que llamaran a otros números para la policía o la agencia de manejo de emergencias.

Quienes llamaron a al menos uno de esos números fueron confrontados por un menú automático que les decía que llamaran al 911 en caso de emergencia.

Aramís Cruz, presidente del Local 310 del gremio Communications Workers of America, dijo en declaraciones a la AP que llamar a un conmutador en situaciones de emergencia no tiene sentido.

Miles de puertorriqueños usaron las redes sociales para expresar su indignación por la incapacidad de llamar al 911 durante casi 10 horas. Muchos preguntaron por qué las autoridades no enviaron alertas a los celulares de la gente con los números temporales, toda vez que habían estado enviando alertas sobre un toque de queda nocturno por la pandemia.

Los centros de llamadas del 911 en Puerto Rico reciben de 9.000 a 12.000 llamadas diarias, de las cuales entre 35% y 40% son emergencias, dijo Cruz, aunque dijo que no estaba al tanto de que alguna hubiera quedado sin respuesta durante el cierre.

Dijo que, en marzo, el gremio le presentó al gobierno un plan que incluiría aislar a los trabajadores para que pudiesen seguir realizando sus tareas incluso si hubiese un brote de COVID-19, pero que funcionarios le dijeron que no era necesario.

Cruz dijo que el sistema del 911 además carece de fondos y no tiene un mecanismo para que los operadores trabajen remotamente.

Dijo que dos empleados en cada centro habían dado positivo a coronavirus y que aún estaban pendientes más resultados de pruebas.

Janer dijo que los funcionarios habían cerrado los centros de 911 por razones de seguridad tras las infecciones.

Cuando le preguntaron por qué el departamento no tenía un plan de reserva aparte de pedirle a la gente que llamara a números desconocidos de 10 dígitos durante una emergencia, dijo que el sistema existente es el más efectivo disponible.

Dijo que pedir nuevo equipo e implementar cambios de procedimientos requieren la aprobación de varias agencias locales y federales, procesos demorados por la pandemia.

Una portavoz de Yazmín González, comisionada de la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres de Puerto Rico, le dijo a la AP que ella no iba a hablar con la prensa.

Puerto Rico ha reportado más de 29.800 infecciones confirmadas de coronavirus, más de 29.000 casos posibles y más de 780 muertes por COVID-19.