Reguladores y expertos en EEUU abordan problemas con vacunas

para detener las pruebas anticipadamente y pedir una autorización de uso de emergencia para ampliar las vacunaciones.

para detener las pruebas anticipadamente y pedir una autorización de uso de emergencia para ampliar las vacunaciones.

A pesar de las objeciones de la Casa Blanca, la FDA dijo a los fabricantes de vacunas semanas atrás que no soliciten la autorización anticipada hasta rastrear al menos la mitad de los participantes en sus pruebas durante dos meses.

No es suficiente, dijo el titular de la ONG Instituto ECRI, que revisa la tecnología médica para hospitales y aseguradoras. En comentarios presentados al comité asesor, el doctor del ECRI Marcus Schabacker dijo que la FDA debería requerir seis meses de estudios.

Menos de eso sería arriesgar demasiado y las consecuencias pueden ser graves, escribió. Una vacuna débil que pierde la confianza de la gente podría envenenar las aguas del control de epidemias durante muchos años.