Illinois investiga muerte de joven negro baleado por policía

La policía estatal de Illinois investigaba la muerte de un adolescente negro, baleado por un policía de un suburbio de Chicago cuando el auto en el que viajaba el joven dio marcha atrás hacia un ag...

La policía estatal de Illinois investigaba la muerte de un adolescente negro, baleado por un policía de un suburbio de Chicago cuando el auto en el que viajaba el joven dio marcha atrás hacia un agente, según dijeron las autoridades el miércoles.

Las autoridades no identificaron al adolescente fallecido ni a la conductora del vehículo, una mujer de Waukegan en la veintena que resultó herida. Estaba hospitalizada en estado grave.

Los dos estaban en un vehículo que huyó de una parada de tráfico el martes por la noche, según la policía de Waukegan. El auto fue identificado más tarde por un agente de patrulla. Cuando el agente se acercaba al vehículo, empezó a moverse marcha atrás. Según las autoridades, el agente abrió fuego temiendo por su seguridad.

La oficina forense del condado de Lake no había publicado aún los datos sobre las heridas que sufrió el adolescente. En el vehículo no se encontró ningún arma, añadió la policía.

Los videos grabados por la cámara corporal y el auto patrulla fueron entregados a la policía estatal de Illinois, indicó el comandante de policía de Waukegan, Edgar Navarro. La policía estatal presentará sus hallazgos a la oficina del fiscal estatal en el condado de Lake.

Podrían pasar varias semanas antes de que se complete la investigación, según indicó en un comunicado el fiscal estatal en el condado, Michael Nerheim.

Una vez haya tenido de evaluar toda la investigación, tomaré una decisión sobre si los agentes incumplieron cualquier ley, dijo Nerheim. En caso de que se determine que los agentes incumplieron una ley, se presentarán cargos penales en su contra.

Familiares de la mujer herida, incluidos sus padres, se reunieron ante la comisaría de Waukegan el miércoles por la tarde. La madre de la mujer dijo que su hija y el adolescente no habían hecho nada para provocar el tiroteo.

El alcalde de la ciudad, Sam Cunningham, ofreció una conferencia de prensa el miércoles en la que pidió a los vecinos que esperasen a conocer todos los hechos sobre el suceso antes de reaccionar.