Resultados caen a cuentagotas ante una Bolivia expectante

podría resultar clave en una eventual disputa entre Arce y Mesa en el caso que ninguno gane en primer vuelta y que tengan que ir a un balotaje, como pronostican las encuestas.

podría resultar clave en una eventual disputa entre Arce y Mesa en el caso que ninguno gane en primer vuelta y que tengan que ir a un balotaje, como pronostican las encuestas.

Por la noche, ante la incertidumbre, los analistas se mostraban cautos. Las elecciones fueron reñidas y cualquier resultado puede darse entre Arce y Mesa, "incluso con un ganador en primera vuelta. Lo importante es que todos acepten el resultado porque la gente se agotó de la confrontación política, comentó la exdiputada y analista Jimena Costa a radio Panamericana.

Tanto Morales como Arce dijeron que respetarán los resultados.

Desconocer los resultados es el escenario menos deseable porque podría recrudecer la violencia y ya hemos agotado nuestra opción de un gobierno de transición, dijo la socióloga María Teresa Zegada al mismo medio.

Los bolivianos arribaron a los comicios en medio de un clima polarizado tras la anulación de las elecciones del año pasado por denuncias de fraude, que provocaron un estallido social que dejó 36 muertos y forzó la renuncia de Morales tras 14 años en el poder. La pandemia agravó la polarización y el país vivió una campaña tensa.

La gente se volcó a las urnas porque quieren de una vez descongestionar esta crisis política, dijo Franklin Pareja, profesor de ciencia política de la Universidad Mayor de San Andrés de La Paz, horas antes a la radio local.

En estos comicios, Morales se juega su futuro político a pesar de no ser candidato. Los analistas opinaron que su partido corre el riesgo de perder la hegemonía política que tuvo durante más de una década.

En contra de todos los pronósticos, la jornada transcurrió tranquila y pacífica, según destacaron autoridades y observadores internacionales. Los votantes soportaron la lluvia, el sol y largas filas para sufragar en una votación lenta debido a protocolos que obligó la pandemia.

Todos esperamos que con estas elecciones haya un gobierno y venga la paz para los bolivianos, dijo Judy Baldiviezo, una funcionaria pública de 58 años.

La gente tiene un espíritu cívico admirable y eso es valioso en un país que ha tenido que repetir su proceso electoral, destacó Francisco Guerrero, de la misión de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA).

En un mensaje al país tras el cierre de los centros de votación, la presidenta interina Jeanine íñez agradeció a los bolivianos por la jornada tranquila y pidió paciencia para esperar los resultados sin generar violencia.

Para ganar en primera vuelta es necesario que el puntero obtenga el 50% más uno de los votos o un mínimo de 40% de los sufragios y al menos una diferencia de 10 puntos porcentuales sobre el segundo candidato más votado.

De ser necesario, la segunda vuelta se realizaría el 28 de noviembre. También se renovará la totalidad de la Asamblea Legislativa de 136 miembros para cinco años.