Papa nombra nuevo prefecto de la oficina de canonización

El papa Francisco nombró el jueves a un nuevo jefe para la oficina de canonización del Vaticano para reemplazar al otrora poderoso cardenal que se encuentra en el centro de un creciente escándalo d...

El papa Francisco nombró el jueves a un nuevo jefe para la oficina de canonización del Vaticano para reemplazar al otrora poderoso cardenal que se encuentra en el centro de un creciente escándalo de corrupción que ha generado dudas sobre el liderazgo actual de la Santa Sede.

Francisco promovió el jueves al obispo italiano Marcello Semeraro como prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. Semeraro ha estado estrechamente involucrado en los esfuerzos para reformar la burocracia vaticana y se ha desempeñado como secretario de la comisión de cardenales que Francisco creó en 2013 para reformar la constitución organizadora de la Curia Vaticana.

Semeraro reemplazará al cardenal Angelo Becciu, quien fue destituido como prefecto de la oficina de santificación en septiembre. Francisco citó pruebas de que Becciu, cuando era el número dos en la secretaría de estado del Vaticano, envió 100.000 euros (117.000 dólares) en fondos del Vaticano a una organización benéfica controlada por su hermano.

Becciu, cuyos derechos y privilegios como cardenal también fueron retirados, admitió que envió el dinero, pero insistió en que estaba destinado a la caridad, no a su hermano.

En las semanas transcurridas desde su expulsión, el nombre de Becciu ha figurado cada vez más en los informes de la prensa italiana sobre la investigación de corrupción del Vaticano, a pesar de que su sucesor en el cargo, monseñor Edgar Peña Parra, estaba realmente a cargo cuando se hicieron pagos cuestionables que le han costado a la Santa Sede. decenas de millones de euros.

Durante más de un año, los fiscales del Vaticano han estado investigando la inversión de 350 millones de euros de la Santa Sede en una empresa inmobiliaria en Londres y los intermediarios italianos acusados de haber estafado al Vaticano con decenas de millones de euros en honorarios. Becciu estaba a cargo cuando se realizó la inversión inicial, pero no las inversiones posteriores ni los pagos de las tarifas.